Upgrade to AdWords API campaign drafts and experiments before February 1st

Last year, we announced that you have until February 1st, 2017 to upgrade from ExperimentService to the new campaign drafts and experiments introduced in v201603. After this date, you’ll no longer be able to use ExperimentService.
  • API calls to ExperimentService across all API versions will result in an error
  • All experiments running via ExperimentService will be stopped
  • All ExperimentService experiments will be deleted and their stats will be unavailable

Check out our Campaign Drafts and Experiments guide for examples while upgrading your code. If you have questions while you’re upgrading, please reach out to us on the AdWords API forum.
Nadine Sundquist, AdWords API Team

Continua a leggere

Fenomenali!!!

Continua inarrestabile la marcia degli atleti Neroniani del Team Master CC LAVINIO verso la vittoria del XIII° trofeo master “Centro Italia”.
Domenica 22 gennaio a Tivoli è andata in scena la terza tappa del trofeo regionale e nonostante il numero ridotto dei nuotatori anziati, rimangono saldamento al primo posto della classifica a squadre arricchendo il proprio palmares con 50 podi (26 ori, 15 argenti e 9 bronzi).
Qui di seguito è possibile scaricare tutti i risultati della manifestazione.

Continua a leggere

Post-Sarlo 2: "Hay que salir del análisis de los medios"

Algunos posts más abajo me referí a uno de los fragmentos seleccionados de la entrevista hecha por la interesante Revista Crisis a Sarlo (examiné el fragmento referido a la “corrupción inherente” al “proyecto progresista”). Ahora quiero referirme al segundo de los fragmentos que seleccionara, éste es, el relacionado con el bienvenido, necesario reclamo que hiciera Sarlo pidiendo “salir del análisis de los medios”. Gracias Sarlo! Salir del aburrido, repetido, simplote, de cuarta, análisis de los medios de una buena vez! Explico por qué retomo esta idea, y reflexiono un poco en su torno
I.
Frente a la tremenda complejidad que distingue a los vínculos entre la sociedad y los medios de comunicación (ver abajo), la “inteligencia kirchnerista” (doble sic) repitió hasta el hartazgo, y como si fuera cierta, una sola nota: “atrás están los medios hegemónicos,” “si tal dice tal cosa es porque es agente de/o sin darse cuenta funcional a los medios hegemónicos”, etc. Una tontería absoluta, sólo capaz de recoger una parte minúscula de la realidad, que aparece entrecruzada y contradicha por varias otras verdades/varios otros hechos. Uno se pregunta cómo es que tantos insistieron tanto tiempo con semejante bobada, y cómo tantos se enredaron con, y gastaron su tiempo en, “revelarnos” a nosotros los ciegos lo que “verdaderamente” querían los medios, y cómo era “realmente” la realidad que ellos no nos permitían entender.
II.
Entre las tantas complejidades que suelen caracterizar a las relaciones de los medios de comunicación con la sociedad, encontramos algunas como las siguientes (muchas, naturalmente, en tensión entre sí):
Primero y obvio, en países como la Argentina existe una diversidad de medios, en papel o electrónicos, con opiniones e intereses diferentes
Los medios están fundamentalmente interesados en incrementar sus ganancias y/o poder de influencia, y eso puede implicar tácticas muy diferentes en diversos momentos: acercarse al gobierno de turno, alejarse de él, alinearse con ciertas empresas, combatir a otras, hacer seguidismo de las opiniones mayoritarias, adoptar una línea “anti-popular,” etc.
Ciertos medios pueden bregar por ciertos resultados políticos y económicos que, otra vez, no son unilineales ni unidireccionales (no es que “necesariamente” quieren “dictadura” y “libre mercado”: típicamente requieren de regulaciones –a su favor- en ciertas áreas de la economía, la desregulación de otras, etc. Otra vez: grupos diversos pueden querer resultados diversos. Clarín, por ejemplo, durante años defendió políticas industrialistas y pro-mercado interno, mucho más “dirigistas” que las aceptadas por La Nación; mientras La Prensa defendió la libertad económica dentro de una sociedad desigual; Crónica asumió una postura pro-sindicatos, etc. Por supuesto, aquí también las cosas son más complejas, y han ido variando con el tiempo. Seguramente, la figura del “loco discrecional” –un dictador o Kirchner- no le gusta a ninguno, salvo que el “loco discrecional”, como pudo ocurrir, esté ocasionalmente a favor de uno. Por esto también, Clarín-Frigerio tuvieron vínculos difíciles con la dictadura –el desarrollismo rechazaba de plano al Martinezdehozismo- como Clarín-Magnetto los tuvo con Kirchner).
El rumbo económico de un país democrático se define a partir de una disputa en la que convergen vectores diversos. Es una tontería pensar que en esa disputa, los “medios hegemónicos” son normal o naturalmente los que priman. En la Argentina, los Roca, los Pescarmona, los Macri, los Pérez Companc, los Cirigliano, los López o Báez, por citar algunos, han sido más influyentes, a veces vinculados entre sí, a veces peleados, a veces sumados a algunos medios, a veces alineados contra ellos, etc. Por lo demás, a esa participación empresaria deben sumársele o contraponérsele los intereses de sindicatos, organizaciones de la sociedad civil, desempleados, pequeños industriales, etc., etc.
Es muy probable que algunos medios busquen conseguir sus objetivos (dinero, influencia) a través de ciertos instrumentos que difieren mucho de los objetivos e instrumentos de otros medios (así, es posible que a algunos medios les “convenga” ser opositores, a otros oficialistas, que otros se alineen con ciertos sectores empresariales –telefónicas, etc.)
Existe algo así como lo que (Cass Sunstein denomina) la “ley de polarización de grupos,” que refiere a cómo distintos grupos son inmunes a las ideas diversas: se alimentan de, y sólo buscan, aquellas ideas que refuercen lo que ya piensan (pero, ver abajo) (Sunstein estudió este fenómeno, como varios otros –las “cascadas de información,” etc., que permiten reconocer ciertas “patologías de la deliberación”). Esto ayuda a entender la “impermeabilidad” de amplios sectores de la sociedad al “discurso esclarecedor/revelador” del kirchnerismo, propalado durante años por una artillería de medios (y viceversa). 
Por razones como las antedichas, los medios pueden influir sobre la ciudadanía del mismo modo en que los cambios de humor en la ciudadanía pueden generar cambios en la línea editorial del medio. Como viéramos, bien puede ocurrir que no sea el medio el que “formatee” a la gente, sino que sea el medio que –en busca de maximizar su mercado- sea “formateado” por ella. Por supuesto, lo esperable es un resultado bastante mezclado, de retro-alimentación cruzada, entre medios-ciudadanos-otros medios-otros factores de poder.
Internamente, la mayoría de los medios tienen voces diferentes (como pueden tener intereses diferentes), por más que una predomine. Como los gobiernos.
En la Argentina y el mundo, hemos vimos rarificada cientos de veces la idea de que las elecciones pueden ganarse o perderse con los medios a favor o en contra (como escuchamos mil veces, es lo que decía Perón: “contra los medios gané, con los medios perdí”). 
Fenómenos como la “primavera árabe” muestran que con NINGUN medio propio, y TODOS en contra, pero gracias al boca a boca o las redes sociales, la gente puede salir a la calle, reunirse, coordinarse y aún voltear un gobierno 
Machacar demasiado con un cierto mensaje (“Kirchner es un demonio”, “Clarín miente”) puede generar el efecto contrario en el lector/oyente
Son muchos los que se nutren de medios diferentes
Es falso asumir que las personas no son capaces de “decodificar” lo que leen o escuchan y tamizarlo críticamente -ver los problemas de lo que se les dice o leen, “tomar” sólo ciertas cosas de lo que consumen y rechazar otras (en sentido similar, es arrogante asumir que los demás caen en tales dificultades, a diferencia de uno, que tiene “conciencia” política plena y libre, y reconoce perfectamente qué leer/escuchar y cómo hacerlo: los demás suelen ser tan aptos o ineptos como uno mismo a la hora de desentrañar y perseguir sus intereses y valores).
Dentro de sus límites y con sus dificultades (algunas ya referidas), la deliberación –que se da a través de palabras y de actos- existe y nos ayuda a cambiar de posiciones y a mejorar. “Avances” como los relacionados con la conciencia de género, la del respeto al otro, la conciencia ambiental o la alimentaria, son simples ilustraciones de los tantos campos en donde la humanidad cambió (y mejoró) en poco tiempo, a través del intercambio con los demás.
III.
Frente a la abrumadora híper-complejidad existente en el área (complejidad que uno apenas comenzó a describir en la sección anterior), el discurso que primó (y en parte todavía prima) en ciertos sectores de la Argentina fue el de la híper-simplificación (y es por eso que Sarlo, con razón, reclama que salgamos de una vez de allí). Una pregunta interesante, entonces, es la que se interroga por el por qué? Quiero decir: Cómo tantos, durante tanto tiempo, descartaron cualquier complejidad, para “engancharse” en cambio con la versión más simple y boba del “análisis de los medios” (y asumiendo su propia “conciencia esclarecida” ante el resto de los “confundidos mortales”)? Cómo pudo ser? No se bien la respuesta, frente a una pregunta que me interesa, pero aventuro algunas ideas sueltas:
En estos tiempos, cualquiera ejerció el periodismo, por razones completamente ajenas a su talento o la profesionalidad (i.e., por contactos, por servilismo, por el aspecto físico, etc.).
Hoy, la preparación de la mayoría de los periodistas que escuchamos es nula. Muchos sólo se han educado consumiendo lo que producen los propios medios (en los que trabajan o no)
Las Carreras de Comunicación, como las de Periodismo, atraviesan seguramente el punto más bajo de su historia (Florencia S., desde la decanatura de Periodismo en La Plata, premiando como campeones de la libre expresión a Chávez o a Correa, da una pequeña idea del nivel de bochorno y desvarío mental que prima en el área)
En los últimos años hubo mucho “periodismo comprado”: la maquinaria kirchnerista al respecto actuó como una aplanadora. El kirchnerismo, como pocos gobiernos en la historia, usó dinero público y servicios de inteligencia para “comprar” y “apretar” periodistas. El kirchnerismo, como pocos gobiernos en la historia, estuvo híper-pendiente de los medios. A muchos nos constan las llamadas directas de NK, Aníbal F. u otros, a formadores de opinión muy o poco influyentes, ante comentarios de cualquier tipo (críticos, matizados, etc.).
Como decía, el poder en los últimos años se obsesionó/encegueció con la idea de controlar a la esfera de la comunicación (los escépticos pueden hacer un análisis comparativo del dinero en blanco, y negro, invertido, por ejemplo, por el gobierno k en el área, en comparación con gobiernos anteriores y posteriores). Dado el dinero que circulaba en el área, el discurso público quedó demasiado centrado en la intervención de periodistas y comunicadores.
La crisis de representación que se radicalizara desde el 2001 (“que se vayan todos”) degradó el valor y peso del discurso de otros sectores, como la política profesional o el sindicalismo. El discurso militar había quedado ya “fuera de juego,” desde 1982; y el de la Iglesia estuvo también en crisis terminal, hasta volver a ganar fuerza con la elección del Papa argentino.
Los periodistas y comunicadores, incultos como lo son casi todos, por interés personal (“comprados,” por ejemplo), o “naturalmente” (por creer que el mundo “nacía y terminaba” con ellos), no quisieron/ no pudieron/ no fueron capaces de ver más allá de su propio mundo. Hablar del mundo pasó a equivaler entonces a hablar del periodismo/de otros colegas. Esa tarea, por lo demás, no sólo les convenía sino que los gratificaba y a la vez que les ratificaba en la idea de que “en torno a ellos” giraba el mundo, y “entre ellos”, los comunicadores/periodistas, se resolvían los problemas del mundo.
Lo anterior también viene a decir que el discurso conforme al cual “todo pasa por los medios” (i.e., si hay una crisis económica es porque la buscan los medios, si cae un ministro es porque lo buscaron los medios, si cambia el rumbo de las políticas es porque triunfaron los medios, etc.) es mucho menos el discurso público predominante en la sociedad, que el discurso de los medios sobre los medios (para los medios, el discurso de los medios sobre el mundo), en una sociedad cuya esfera pública, por las peores razones, quedó demasiado ocupada por voces provenientes de los medios de comunicación –voces grandemente amplificadas por la cantidad de dinero invertida sobre los medios.

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

Tivoli 2017, start-list: I Campioni d’Italia scendono in vasca

I CAMPIONI D’ITALIA del Team Master CC LAVINIO, scendono in vasca per la terza giornata del XIII° trofeo Master “Centro Italia” in quel di Tivoli.
Tante le gare in programma fra cui 100 dorso, 100 stile libero, 200 rana, 50 farfalla, 50 stile sibero, 100 misti e la mistaffetta 4×50 mista, qui di seguito è possibile scaricare la Start-List della manifestazione.
Appuntamento, allora, per le ore 8 di domenica 22 gennaio per il riscaldamento presso lo stadio del nuoto di Tivoli, strada provinciale 33a al km. 3.

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

ACERCA DE LOS TIEMPOS DE ARIDEZ EN LA ESCENA PÚBLICA






Gonzalo Gamio Gehri

Trump asume la Presidencia de los Estados Unidos, el Reino Unido inicia su camino de desvinculación de la Unión Europea, candidaturas de extrema derecha (incluso grupos que cuentan con programas de expresa filiación neofascista) se consolidan en diversos lugares del viejo continente. La prédica propia del extremismo político conservador, basada en el discurso abiertamente xenófobo, contrario al respeto de la diversidad cultural y de género, se ha unido a una retórica populista en lo económico y político. Y esa retorcida simbiosis tiene éxito en las contiendas electorales.

Rechazo y estigmatización del migrante y del extranjero, reivindicación de la población “nativa” – con todas las inconsistencias que este término posee en un discurso paleo y neo conservador – como núcleo de la fuerza laboral, el fortalecimiento de los mercados internos interviniendo en  la economía desde la instancia política, la evocación de un presunto “pasado glorioso” de la “nación” que sería preciso recuperar, la promesa de represión y violencia para garantizar seguridad interna y externa, el recurso a teorías de conspiración para explicar situaciones de crisis ¿Suena familiar? No son pocos los historiadores e investigadores sociales que han establecido un paralelo entre este discurso y aquel que sentó las bases de los proyectos totalitarios de los años treinta y cuarenta. La crisis económica y laboral de los últimos años, la mudanza de numerosas empresas a otros países, el descrédito de las élites políticas en Norteamérica y Europa ha contribuido a fortalecer alternativas electorales que defienden un discurso anti-globalizador y contrario a las políticas humanitarias. Algunos especialistas avizoran tiempos de aridez para la causa de la cultura política liberal y los derechos humanos para los años venideros.

Estas propuestas encuentran un terreno fecundo en el ejercicio de los regímenes postfactuales, que sistemáticamente (y explícitamente) – en el ámbito del discurso público – prescinden de toda pretensión de verdad como elemento básico en el diseño de los programas políticos. La referencia a la “verdad” y el debate construido en torno a argumentos han sido sustituidos – en los escenarios de la política y en numerosos medios de comunicación – por el manejo de apariencias y percepciones, por la apelación a reacciones afectivas sin arraigo en razones y hechos, por la enunciación de slogans y mero mercadeo político. Se trata de un fenómeno que se funda por igual en el más burdo maquiavelismo político  y en la total irresponsabilidad de la llamada “cultura postmoderna”. La comunicación política sin verdad desemboca en la barbarie. Es en buena cuenta la estrategia que el conservadurismo político y religioso ha desarrollado en el país, y que tiene en el fujimorismo como su grupo más incisivo.

Continua a leggere