"Nudge": Sunstein vs. Waldron

* Tomar como punto de reposo que los órganos se donan, salvo que se diga expresamente lo contrario

* Vender (típicamente, en los locales de comida rápida), y a menos que se pida otra cosa, bebidas con bajo contenido de azúcar, en lugar de otras “super-sized” y súper-azucaradas
* Suprimir las bandejas de las cafeterías, dado que se comprueba que aumentan un 50% o más el dispendio de comida y el uso de materiales (servilletas, etc.) que luego no se utilizan
* Viendo que las personas tienden a elegir el primer item que aparece en el menú, mover a ese lugar a las comidas más saludables

Cass Sunstein, uno de los principales constitucionalistas de nuestro tiempo, devenido experto en economía de la conducta (“behavioral economics”), y  “zar de las regulaciones” durante el gobierno de Obama, viene escribiendo hace unos años en torno al “nudge” (se lo ha traducido como “pequeños empujones”). Se trata de formas débiles de paternalismo (soft-paternalism), o “paternalismo libertario,” que no se oponen a otras formas de regulación más fuertes, pero que sí se distinguen tanto del libertarismo “puro,” como de los modelos de “orden planificado” propio de otros sistemas regulativos. El punto de partida (tal vez la línea principal que recorre el previo trabajo sobre el tema entre Sunstein y Thaler) es que no hay esquemas decisorios (“decision-setting”) que sean “neutrales”: el modo en que se presentan las opciones impacta sobre nuestras decisiones. Si no hay una situación de “no intervención;” si -irritando a Mill- es muy habitual que tomemos decisiones contrarias a nuestro mejor interés; si el “libre mercado” afecta, de modo habitual, nuestras posibilidades de decidir como querríamos, por qué no actuar de otro modo?  Por qué no promover (“nudge”) que esos “frames” o marcos de la decisión (que no son neutrales) tomen otras formas, de modo tal de contribuir a que tomemos decisiones más saludables, más favorables a la seguridad personal, al cuidado del medio-ambiente, etc. 
Jeremy Waldron, uno de los principales filósofos políticos contemporáneos, objeta muchas de las conclusiones e ideas expuestas por Sunstein sobre el tema. Han tenido un pequeñito debate en la materia, que puede verse, por ejemplo, en los links siguientes:

http://www.nybooks.com/articles/2014/10/09/cass-sunstein-its-all-your-own-good/

http://www.nybooks.com/articles/2014/10/23/nudges-good-and-bad/

A pesar de que las formas de paternalismo que defiende Sunstein son muy modestas -nos recuerda Waldron- el constitucionalista viene recibiendo permanentes y fuertes críticas. Recientemente, fue considerado por (Tea Party) Sarah Palin como una “persona extraña que siempre hace afirmaciones bizarras” y por Glenn Beck,  como “el hombre más peligroso de América”.
Irónico una y otra vez sobre la híper-productividad de Sunstein, Waldron se pregunta acerca del valor de que otros manipulen nuestras decisiones, en favor de lo que tal vez efectivamente sea nuestro mejor interés; impugna que se trate a las personas adultas, en los hechos, como niños; le pide a Sunstein que acompañe su libro con algún apéndice en la línea de su obra anterior sobre los “peores escenarios”, pero referido a los “nudges;” equipara al proyecto de Sunstein a lo que Bernard Williams llamara “Government House Utilitarianism” (una elite en el gobierno estableciendo, secretamente, reglas para que todos los “nativos” las sigan -de hecho, cita a Sunstein afirmando que “deberíamos diseñar políticas que ayuden a los sectores menos sofisticados de la sociedad, a la vez que imponemos costos lo más modestos posibles sobre los sectores más sofisticados”); cuestiona el modo en que el enfoque de Sunstein socava la autonomía de las personas (Sunstein se pregunta: es que afectamos la autonomía cuando afectamos decisiones tomadas de modo intuitivo, no reflexivo, rápido, etc.?). Se interroga Waldron, entonces: qué dicen este tipo de actitudes y prácticas sobre el respeto a la dignidad de las personas (siendo que la dignidad es una idea que no aparece citada siquiera una vez en su trabajo previo en la materia). 
Y, sobre todo, señala Waldron: por qué no “educar las elecciones”, por qué no “ayudar a que abandonemos nuestras intuiciones irracionales,” en lugar de aprovechar nuestras “inercias” y decidir en nuestro lugar? En el libro de Sunstein -continúa- “en lugar de enseñarme a no elegir de modo automático el primer item del menu, se propone mover el objetivo más deseable [i.e., digamos, las comidas saludables] al primer lugar”.
Para Waldron “todo nudging implica alguna forma de desprecio o manipulación” -una actitud insultante, ofensiva para la dignidad de las personas. Sunstein replica: “todo el punto es el de preservar la libre elección, y de tal modo la autonomía y dignidad de las personas”: de ningún modo se propone manipular a nadie. Waldron insiste: el nudging incluye muchas cosas, no todas criticables, pero también, de modo regular, intentos de “manipular a las personas desde atrás, usando sus propias decisiones defectuosas, de modo tal de privilegiar resultados que pensamos que deberían valorar.”

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

Tanta roba a Rieti!!!

Un’altra giornata straripante per i master del CC LAVINIO, che brillano anche alla 4^ giornata del XIII° trofeo Master “Centro Italia”.
La kermesse si è svolta nel bellissimo impianto della piscina Campoloniano di Rieti, domenica 19 marzo, dove hanno partecipato circa trecento atleti in rappresentanza di 19 società.
Il Team Master CC LAVINIO continua a demolire record su record portando a casa ben 57 PODI di cui 23 ori, 20 argenti e 13 bronzi.

Continua a leggere

¿Es posible un islam compatible con la democracia liberal?

En Vozpópuli planteo que si es posible un islam compatible con la democracia liberal. Gracias a musulmanes como Atatürk y cristianos como un tal Dante Alighieri creo que sí.  Sin embargo, en Twitter he realizado una encuesta sobre si es posible compatibilizar el islam con la democracia liberal, al estilo del cristianismo o el judaísmo. Más de trescientos votos después va ganando que NO.

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

Ackerman: Declinación y caída del imperio americano

Las tradicionales diferencias que la literatura observó entre el sistema presidencial de los Estados Unidos y los hiper-presidencialismos latinoamericanos parecen en la actualidad menos evidentes que antes. Aun cuando todavía podemos reconocer diferencias importantes entre los dos sistemas (en particular, agregaría, como resultado del carácter más institucionalizado del sistema estadounidense de controles y equilibrios, frente a la fragilidad institucional que caracteriza a la mayoría de los países latinoamericanos), parece cierto que esas distinciones se muestran más débiles ya en las últimas décadas del siglo XX. A principios de los 70, Arthur Schlesinger Jr. hizo referencia al desarrollo de una “presidencia imperial”, lo que significa que las potencias presidenciales se habían desarrollado de una manera mucho más allá de lo que los “Padres Fundadores” habían imaginado (Schlesinger 1973). 

Más recientemente, Bruce Ackerman escribió otro libro importante,  The Decline and Fall of the American Republic, persiguiendo un argumento similar. Para Ackerman, la combinación de “militarización” y “politización”; poderes de emergencia; Presidentes que afirman estar siguiendo los “mandatos directos del Pueblo”; y también la presencia de “anarquía burocrática” y un grupo de “super-leales” al Presidente, preparados para implementar la visión del Presidente a cualquier costo, introducen elementos de “extremismo”, “irracionalidad” y “unilateralismo” sin precedentes en el derecho constitucional estadounidense

Un voto a favor de Ackerman, porque el libro precedió y en parte predijo la llegada e implicaciones de alguien como Trump. Y un voto adicional, por su postura crítica al respecto, frente a parte de la doctrina (nuestras bestias negras: Eric Posner, Adrian Vermeule) que ha venido avanzando una visión Schmittiana e imperial del presidencialismo, subida a la ola del populismo del norte.

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

Hispánicas VII: Lorca y la Guardia Civil

“Yo creo que el ser de Granada” -sostuvo Lorca- “me inclina a la comprensión simpática de los perseguidos” No mucho después, y ya en el pico de su fama, Lorca terminaría fusilado en manos de la Guardia Civil, por esa “comprensión simpática”.

Romance De La Guardia Civil Española

Los caballos negros son.
Las herraduras son negras.
Sobre las capas relucen
manchas de tinta y de cera.
Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.
Con el alma de charol
vienen por la carretera.
Jorobados y nocturnos,
por donde animan ordenan
silencios de goma oscura
y miedos de fina arena.
Pasan, si quieren pasar,
y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas.
¡Oh ciudad de los gitanos!
En las esquinas, banderas.
La luna y la calabaza
con las guindas en conserva.
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Ciudad de dolor y almizcle,
con las torres de canela.
Cuando llegaba la noche,
noche que noche nochera,
los gitanos en sus fraguas
forjaban soles y flechas.
Un caballo malherido
llamaba a todas las puertas.
Gallos de vidrio cantaban
por Jerez de la Frontera.
El viento vuelve desnudo
la esquina de la sorpresa,
en la noche platinoche,
noche que noche nochera.
La virgen y San José
perdieron sus castañuelas,
y buscan a los gitanos
para ver si las encuentran.
La virgen viene vestida
con un traje de alcaldesa,
de papel de chocolate
con los collares de almendras.
San José mueve los brazos
bajo una capa de seda.
Detrás va Pedro Domecq
con tes sultanes de Persia.
La media luna soñaba
un éxtasis de cigüeña.
Estandartes y faroles
invaden las azoteas.
Por los espejos sollozan
bailarinas sin caderas.
Agua y sombra, sombra y agua
por Jerez de la Frontera.
¡Oh, ciudad de los gitanos!
En las esquinas, banderas.
Apaga tus verdes luces
que viene la benemérita.
¡Oh ciudad de los gitanos!
¿Quién te vio y no te recuerda?
Dejadla lejos del mar,
sin peines para sus crenchas.
Avanzan de dos en fondo
a la ciudad de la fiesta.
Un rumor de siemprevivas
invade las cartucheras.
Avanzan de dos on fondo.
Doble nocturno de tela.
El cielo se les antoja
una vitrina de espuelas.
La ciudad, libre de miedo,
multiplicaba sus puertas.
Cuarenta guardias civiles
entran a saco por ellas.
Los relojes se pararon,
y el coñac de las botellas
se disfrazó de noviembre
para no infundir sospechas.
Un vuelo de gritos largos
se levantó en las veletas.
Los sables cortan las brisas
que los cascos atropellan.
Por las calles de penumbra
buyen las gitanas viejas
con los caballos dormidos
y las orzas de monedas.
Por las calles empinadas
suben las capas siniestras,
dejando detrás fugaces
remolinos de tijeras.
En el portal de Belén
los gitanos se congregan.
San José, lleno de heridas,
amortaja a una doncella.
Tercos fusiles agudos
por toda la noche suenan.
La Virgen cura a los niños
con salivilla de estrella.
Pero la Guardia Civil
avanza sembrando hogueras,
donde joven y desnuda
la imaginación se quema.
Rosa la de los Camborois
gime sentada en su puerta
con sus dos pechos cortados
puestos en una bandeja.
Y otras muchachas corrían
perseguidas por sus trenzas,
en, un aire donde estallan
rosas de pólvora negra.
Cuando todos los tejados
eran surcos en la tierra.
el alba meció sus hombros
en largo perfil de piedra.
¡Oh, ciudad de los gitanos!
La Guardia Civil se aleja
por un túnel de silencio
mientras las llamas te cercan.
¡Oh, ciudad de los gitanos!
¿Quien te vio y no te recuerda?
Que te busquen en mi frente.
Juego de luna y arena.

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria