#YOSOY132

Fernando Belaunzarán
Twitter: @ferbelaunzaran

La irrupción de los estudiantes ha sido el mejor remedio contra el fatalismo. Lo que parecía un trámite en el aletargado escenario electoral, hoy está puesto en duda, no tanto por lo que ya ha ocurrido, que no es poco, sino por lo que pudiera pasar. La rebeldía juvenil es contagiosa y la situación del país y su clima político son volátiles y propicios para que se extienda. Es un movimiento que, si bien catalizó al calor de la campaña presidencial y que está incidiendo en el proceso electoral, trascenderá lo que ocurra en las urnas, tanto en el tiempo como en sus demandas.

El movimiento #yosoy132 tienen un elemento distintivo que en alguna medida se explica por el momento en el que irrumpió. Su discurso y sus propuestas promueven la responsabilidad cívica y, en ese sentido, construyen ciudadanía y buscan mejorar la calidad de nuestra democracia. Eso y no otra cosa es promover la observación electoral y, por supuesto, llamar a la “concientización” de los ciudadanos para que estos ejerzan un “voto razonado” y, por lo mismo, que se manifiesten en contra de la manipulación informativa, principalmente del papel que la televisión ha tenido en la creación, proyección y sostén de la figura de Enrique Peña Nieto, quien por esa razón despuntó en las encuestas y es visto como el “candidato oficial”.

La pluralidad del movimiento, así como la necesidad de resaltar su autonomía frente a las acusaciones de tufo diazordacista que para descalificarlo lo vinculaban con alguno de los candidatos, lo llevaron a declararse “apartidista”, es decir, que como tal no tiene pertenencia ni identidad con ningún partido o candidato, lo cual no significa “apoliticismo”, ni le impide tomar posición respecto al acontecer nacional y a sus actores. No se puede negar que el “antiepn” está en su génesis (el evento en la Ibero) y aunque se trata de un punto polémico para algunos estudiantes –y es el reclamo que hacen algunos editorialistas que sostienen que lo “políticamente correcto” es que traten a todos los candidatos parejo como si los poderes fácticos no hubieran tomado partido por uno- es claro que es parte de su identidad original.

Es verdad que la crítica al sistema por sus carencias, contradicciones y simulaciones democráticas, lo mismo que por su disfuncionalidad, ineficacia y privilegios que otorga a grupos de interés, no se reducen a un candidato y a una televisora; pero hoy, en el contexto de los comicios, son su emblema, pues se percibe como un juego con cartas marcadas a favor de la asociación entre la empresa que informa y su notable favorito al que, es indudable, encumbró en las mediciones de popularidad.

Viendo la situación del país y las escasas oportunidades para los jóvenes, era de extrañarse que éstos no hubieran irrumpido en la escena pública antes. La pregunta recurrente era ¿dónde están “los indignados” mexicanos? No sé si atribuírselo a la tradición sincrética que se manifiesta en estas tierras con excelsitud desde el maravilloso barroco novohispano, pero en #yosoy132 se da una mezcla -y sin duda tensión también- entre la oportunidad de incidir en el curso de la elección y la de cuestionar al sistema en su conjunto. En ese sentido, a la vez que es un llamado a evitar la restauración autoritaria, también es una sana sacudida al país que nos interpela a todos y que seguirá siendo apremiante cuando pasen las campañas.

Aunque el movimiento está lejos de llegar al tope en su convocatoria a movilizarse y está en etapa de crecimiento, ya ha ganado importantes batallas. Además de fijar la agenda nacional y poner al EPN a la defensiva, consiguieron que las dos televisoras transmitan el segundo debate en sus canales de mayor rating es un logro suyo, tal y como lo reconoció Emilio Azcarraga, dueño de Televisa. Esta empresa decidió abrir sus espacios al movimiento para tratar de eludir el señalamiento directo que se le hace con lo cual ha salido ganando el televidente al respetar su derecho a la información. Pero el problema rebasa la coyuntura y, como los estudiantes lo han señalado, lo fundamental es lograr la competencia en el sector con más cadenas de televisión, vieja demanda democrática impecable que no se ha cumplido y otra razón para que #yosoy132 se mantenga después del proceso electoral.

Estamos ante un movimiento innovador. No podría ser de otra manera, ahora que las redes sociales han cambiado en mucho la vida cotidiana de los jóvenes y son un instrumento portentoso de comunicación horizontal. También lo es la vinculación de universidades privadas y públicas. Es verdad que 1968 participaron también unas y otras, pero la relación era hegemónica por parte de las últimas y ahora se tratan con igualdad, lo cual es muy sano y democrático, pero implicará, confío que para bien, una forma distinta de organizarse y tomar decisiones.

Es evidente que cada universidad mantendrá un margen de autonomía y es una buena salida por ejemplo para la objeción del ITAM que no quiere ser “antiepn”, pero eso puede conllevar riesgos si no se ponen algunos límites. Por ejemplo, considero de primera importancia que pongan reglas mínimas para evitar provocaciones y realización de hechos que puedan derivar en violencia, pues es previsible que algunos grupos de interés quieran desprestigiar al movimiento que hoy goza de gran simpatía popular, generando acciones que permitan señalar a los estudiantes como violentos. Ése es un viejo expediente que el priismo nunca ha dejado de utilizar y que muestra su afinidad y herencia respecto a la “doctrina Díaz Ordaz”.

La pluralidad y heterogeneidad obligan al diálogo y la construcción de acuerdos en un ambiente de tolerancia, inclusión y respeto, lo que en sí mismo representa generación, aprendizaje y promoción de una cultura democrática que tanta falta hace en el país. Nadie debe espantarse de que grupos con ideologías muy definidas y poca preocupación por la democracia quieran incidir en el rumbo del movimiento de acuerdo a sus fines particulares. La experiencia enseña que cuando las decisiones se toman por miles y de forma democrática, las posiciones extremas quedan en minoría. La ultra se fortalece cuando el desgaste o la lucha intestina y la preminencia de la intolerancia se hacen presentes para “depurar” a sus contingentes, y entonces núcleos reducidos de activistas deciden por todos. El espíritu de #yosoy132 es de gran apertura y convicción democrática; mantenerse así será el mejor remedio contra el sectarismo y la garantía de seguir siendo empáticos con el resto la sociedad.

México necesita cambiar y si la clase política es incapaz de hacerlo, entre otras cosas porque es parte del problema, entonces se hace indispensable que irrumpa la sociedad civil para propiciarlos. Para ello, no hay nada mejor que el ímpetu, la creatividad y la imaginación de los jóvenes. México necesita que “la primavera” no sólo sea una realidad, sino que ésta perdure y llegue más allá del invierno.

sígueme en twitter: @ferbelaunzaran Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

INCONTRO CON DON MARCO

Come programmato, si e’ svolto l’incontro con Dona Marco, per presentare il suo ultimo libro. Avevamo detto che l’incontro avrebbe lasciato il “segno” e cosi’ e’ stato. Don Marco ha saputo coinvolgere e trascinare tutti i presenti in un vortige di emoz… Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

So What Is Developmentally Appropriate Sport?

I have written a guest blog for the sports coach UK site.  It’s on a perennial, but challenging issue ofDevelopmentally Appropriate Sport.

Click on the image to directly to the site, or enter http://www.sportscoachuk.org/blog/so-what-develop… Continua a leggere

Aylwin se autoacusa

Mediante una entrevista -publicada en diario El Pais- nos enteramos que Patricio Aylwin está VIVO. “Pero que suerte”, pensamos, “por fín podemos aclarar las cosas. Hay que aprovechar la resucitación”.

Debemos señalar que el ex presidente siempre nos ha dado malas espinas aquí en CRVS Inc. Mayoritariamente porque tiene esa eterna sonrisa rarita, no apta para encontrarse con él en una esquína sin alumbrado…Algo así.

De forma bien elocuente, el Sr. Aylwin declara que ‘siempre ha sido contrario a personalismo’ siendo que no hay año en que no salga en una portada opinando de lo lindo. También opina sobre el quehacer criollo actual.

La famosita ‘transición’ es para Aylwin un fait accompli ya exitoso. Todo un success story.

Con esa soltura usual de los pechones, Aylwin habla de ‘la verdad’ en vez de certitud y particularmente “la reconstitución de la verdad”.

Según Aylwin, bastó con la formación de la Comisión Rettig “para investigar las violaciones a los derechos humanos” para luego, pedir perdón (bien lloriqueado en la televisión) en nombre de algo que no es ni nunca fue, de él, el Estado de Chile.

Se entiende. Comisión, conclusiones y perdón. Punto.

El asunto sobre “buscar la justicia en la medida de lo posible” se reduce -en el mundo de Aylwin- en “crearle conciencia a la gente [by Aylwin himself, of course] de que no era cuestión de que nosotros llegásemos [elegidos en las urnas para llevar a cabo un programa político que justamente daba el mandato de montar una democracia] y que al día siguiente hubiese democracia para todos, sino que era un proceso [la clásica...si te he visto no me acuerdo]. Y que este proceso seguía con el exdictador de comandante en jefe del Ejército [que debía se juzgado como cualquier fulano]“…

Para Aylwin, y es aquí donde por fín pone las cartas sobre la mesa, Pinochet (“un dictador pero popular”) no habría sido viable juzgar porque “habría dividido terriblemente al país e, incluso, puesto en peligro la continuidad del Gobierno”. Su gobierno.

Y por eso mismo, se autofelicita Aylwin, “Pinochet no fue un hombre que obstaculizara las políticas del Gobierno que yo encabecé”. O sea, nunca fue una cosa técnica sino antojadiza basada en su propio análisis (y de seguro, sus compinches en La Moneda).

Por mucho que Aylwin acuse a los/as estudiantes de Chile (que se marcharon 2011 entero) de que andan criticando a la transición con puras “bonitas frases”, ellos/as “prueban la ignorancia de lo que realmente ocurrió y del proceso que vivió Chile.”. Es decir, Aylwin tiene la verdad y esa verdad es la verdad absoluta. El resto son parte de una manga de ignorantes.

Sería una anécdota más de un anciano ocurrente si es que no fuese por la simple razón que Aylwin se hace el sorprendido e inocente.

1. Aylwin sabía muy bien que Pinochet se enriqueció.
2. Aylwin sostuvo multiples reuniones con representantes en y de la embajada de EEUU antes y durante la UP. Los archivos desclasificados de la CIA y el Departamento del Estado están llenos de referencias a conversaciones con él. O como lo indica el mismo Aylwin que durante el gobierno de Allende “fuimos adversarios, pero adversarios bastante civilizados”…Ni hablar de la cantidad de lucas que recibió la DC desde el exterior durante esa época para sus campañas electorales…

Para finalizar, Aylwin entrega una hipótesis: “el golpe se habría producido sin la ayuda de Estados Unidos. Estados Unidos lo empujó, pero la mayoría del país rechazaba la política de la Unidad Popular, eso era evidente.”

Vale detenerse en este punto (más allá de la envidia poco sana que aún mantiene Aylwin hacia Allende que en sí es digna de psicoanálisis).

¿Por qué Aylwin está tan seguro de eso? ¿Acaso siempre supo que algunos altos mandos de las FFAA estaban dispuestos de, y planificaban, derrocar el presidente Allende, hasta SIN el consentimiento del gobierno de Nixon?

El problema para Aylwin -por muy abuelito que sea hoy en día- es que parece que no tiene idea que los archivos desclasificados de la CIA están online y que sus dichos deben ser juzgados por los hechos y no por un análisis propio y simplón.

Y así, tenemos la suerte que aún sigue vivo.

Entonces, estimado ex presidente Aylwin, ¿en que momento supo sobre la planificación del golpe de Estado? ¿En qué lugar estaba y con quiénes? ¿Y acaso alertó a alguien…por ejemplo, los estamentos políticos que tanto avala?

Tan fácil responder eso ya que existe clara evidencia de que mantiene una memoria envidiable.

PD. Qué Aylwin evalua si Allende fue ‘buen’ o ‘mal’ político no viene al caso. Con la entrevista queda claro que nadie se mide con la vara aylwinista más que él mismo. Y para indagar sobre megalomanias, nos basta con nuestros propios sesos.


Continua a leggere

PEÑA NIETO EN LA IBERO

Fernando Belaunzarán
Twitter: @ferbelaunzaran

La extrañeza es resultado del estereotipo y muestra hasta qué punto muchos son prisioneros de prejuicios. Estudiantes de la Ibero participaron organizadamente en el movimiento estudiantil de 1968 y yo recuerdo a no pocos alumnos de esa institución -lo mismo que del ITAM, La Salle e ITSEM- solidarizándose con la causa de los pueblos indígenas tras la sacudida del levantamiento zapatista y haciendo causa común con los que estudiábamos en la UNAM. El joven que estudia –y muchos otros que no pueden hacerlo- es crítico, rebelde, de conciencia autónoma y convicciones firmes, con ímpetu y ganas de que su voz sea escuchada, lo cual no cambia por la posición socioeconómica.

La descalificación histérica contra los estudiantes que mostraron su indignación a Enrique Peña Nieto, dudando de su pertenencia a la institución y hablando de conspiraciones y manipulación, exhibieron ignorancia y, algo peor, desvergüenza. Quien llevó a personas ajenas a la Ibero –está plenamente documentado- para copar el Auditorio, cachirules con el papel de paleros, fue el propio PRI que señaló con el dedo flamígero a los que sí estudiaban en esas instalaciones de Santa Fe, valiéndose precisamente del estereotipo: “Los jóvenes de la Ibero son de clase media y alta y, por tanto, no protestan así, ni pueden ser hostiles a la propuesta del joven candidato tricolor, quien es bien visto por la gente nice. Además, como esto fue producto de una conspiración obradorista –acusación directa hecha por el presidente del PRI- es imposible que los auténticos estudiantes apoyen a la izquierda o sean seducidos por el populismo”.

La respuesta de los auténticos estudiantes de la Ibero que no pudieron entrar al Auditorio porque los cachirules-paleros-peñanietistas ocuparon los lugares que, por derecho, a ellos les correspondían, no pudo ser más contundente. Hicieron un video que marcará uno de los episodios estelares de la elección. Ciento treinta y un jóvenes mostraron sus credenciales de la Ibero y dando la cara y su nombre rechazaron ser acarreados o manipulados. Pedro Joaquín Coldwell todavía ha de buscar dónde esconderse tras la réplica que le dio en el centro de la nariz y que echó por tierra, de manera incontestable, sus falsas acusaciones. Nunca antes fue más cierto que “El león piensa que todos son de su condición”.

Es verdad que en las universidades deben tener cabida todos los pensamientos e ideologías y que éstas deben poder expresarse en un marco de absoluta libertad, en donde predomine el respeto y la tolerancia. Si hay un lugar dónde el debate debe ser permanente y la discusión inteligente predominar es precisamente ahí. Pero la vieja cultura priista del madruguete no dejó otra opción a los estudiantes que manifestar su indignación por medio de gritos y consignas. La triquiñuela de Peña Nieto con sus cachirules que se agandallaron gran parte del recinto dejó a gran parte de la comunidad universitaria de la Ibero condenada a ser convidados de piedra frente a monitores en la explanada. Es decir, EPN, con una acción contraria al juego limpio y democrático, les conculcó su derecho a cuestionar con argumentos y urbanidad universitaria al proyecto que él representa.

Ante la situación desatada por sus cachirules gandallas, el candidato del PRI pudo optar, una vez respondidos los cuestionamientos de los auténticos estudiantes que pudieron colarse, por pedir que hubiera un recambio de asistentes para seguir dando respuesta a inquietudes de los estudiantes que no habían podido ingresar. Ya había cancelado su evento vespertino y tenía la posibilidad de doblar la apuesta y corregir con audacia la situación que él mismo había generado. En su lugar, prefirió preparar la graciosa huída y demostrar que su nuevo spot en el que habla de escuchar a los inconformes, usando las imágenes de lo ocurrido en la Ibero, es falso y demagógico.

Hay muchas similitudes entre lo ocurrido en el evento de EPN en la Ibero con lo acontecido en la visita proselitista de Ernesto Zedillo a la UNAM en 1994. En aquella ocasión también se llenó el auditorio desde muy temprano, horas antes de que arribara el candidato, y no faltaron los paleros. Pero a diferencia de ahora, se hizo con miembros de la comunidad universitaria y no con cachirules. Muchos estudiantes se apostaron afuera del Auditorio de la Facultad de Contaduría exigiendo entrar y tener la posibilidad de cuestionar al abanderado priista. Por ser Consejero Universitario pude negociar con el Director mi ingreso. Para poder tomar la palabra me hice de manera heterodoxa del micrófono y, aunque reconozco que Zedillo me escuchó con respeto y tolerancia, fue clara la incapacidad para responder adecuadamente los cuestionamientos del entonces candidato oficial. Lo mismo sucedió con Peña Nieto. A pesar de sus trampas, pudieron ingresar estudiantes no filopriistas que lo pusieron en aprietos. En realidad, fue clara la derrota de EPN en el terreno de las ideas. Lamento que ese hecho tan importante haya quedado opacado por el escándalo de la protesta.

En la manera de huir también hubo mucho parecido, aunque fue más dramática la de Zedillo. Con macanas eléctricas y golpes, el Estado Mayor Presidencial le abrió paso al candidato a su camioneta en medio del tumulto, y a toda prisa abandonaron CU. Da gusto que en la Ibero no haya llegado a ese nivel y no se haya dado ningún tipo de violencia física. En aquel tiempo no existían redes sociales, ni se vivían las enormes posibilidades que ahora da la comunicación, muy bien aprovechadas por los talentosos y valientes estudiantes con su video tan comentado, pero recuerdo una canción que incluso grabó el grupo musical Los Nakos sobre ese episodio universitario: “El corrido del corrido”. Quizás pueda encontrarlo si hallo en algún lugar mis casetes, esos instrumentos de la prehistoria.

Es posible que, como dice Denise Dresser, lo que ocurrió en la Ibero sea síntoma y detonante del despertar de la sociedad, última esperanza para evitar la consumación de la regresión autoritaria que significaría el triunfo electoral priista. Enrique Peña Nieto es un restaurador, y volver al imperio de las reglas no escritas del viejo régimen y al país de la indecente concentración del poder en el Ejecutivo sería tirar por la borda la lucha de generaciones por la democracia y hacer inútil la trompicada transición que tanto costó a tantos, con todo y sus limitaciones y pendientes. Esperemos que asì sea, pero quede la sorpresa de lo hecho por los estudiantes de la Ibero a quienes no los conocen. Tienen, como todos los estudiantes, una alforja de esperanza que ojalá no se les agote, con todo y a pesar de los golpes que la vida, a todos, nos tiene reservados.
Sígueme en twitter: @ferbelaunzaran

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

Sport has still got a long way to go, Mr Gove

I don’t think I was the only person surprised by the tone of the recent speech by Michael Gove, English Secretary of State of Education, at Brighton College.  He took the opportunity to highlight the inequalities that remain characteristic of British society, and especially advances offered those able to attend independent schools.


“It is remarkable how many of the positions of wealth, influence, celebrity and power in our society are held by individuals who were privately educated.”



I was surprised because Mr Gove has never struck me as someone especially bothered by our evident social biases.  A great deal of Mr Gove’s speech focused on the inequalities inherent within our sports systems.  Yet, in dismantling the Physical Education and School Sport programme in English schools, and especially the School Sport Partnerships, he was directly responsible for sabotaging one of the very few national policies to successfully break down barriers to participation of state-school pupils.


And the proposed solution of ‘more competitive sport in schools’ would be simply laughable if it was not for its promise of reversing many of the advances we have seen during the last decade, with the negative health consequences that will bring.


Simple solutions are great for dealing with simply problems.  But even Mr Gove is starting to recognise that the problems of participation and talent development are not simple.


At Brighton he said:

Take sport – where by definition the biggest names are in their teens, twenties and thirties.

As Ed Smith, the Tonbridge-educated former England player, and current Times journalist, points out in his wonderful new book “Luck”:

Twenty-five years ago, of the 13 players who represented England on a tour of Pakistan, only one had been to a private school. In contrast, over two thirds of the current team are privately educated. You’re 20 times more likely to go on and play for England if you go to private school rather than state school.


The composition of the England rugby union team and the British Olympic team reveal the same trend.
Of those members of England’s first 15 born in England, more than half were privately educated.

And again, half the UK’s gold medallists at the last Olympics were privately educated, compared with seven per cent of the population.
 

  
All of this is true.  And it has been known from at least the 1980s.


Here is a summary of some of the social and economic factors linked to high performance in sport:

Variable

Source

Parents achieved high standards in domain

Rotella and Bunker, 1987; Radford, 1990; Feldman and
Goldsmith, 1986

Relatively high socio-economic status

Rowley, 1992; English Sports Council, 1997; Duncan,
1997

Ability and willingness to financially support
participation and specialist support

Rowley, 1992; Kirk, et al, 1997a; Kay, 2000

Ability and willingness to invest high amounts of
time to support the child’s engagement in the activity

Yang et al., 1996; Kirk et al., 1997b; Kay, 2000;
Holt and Morley, 2004

Parents as car owners

Rowley, 1992

Relatively small family size

English Sports Council, 1997

Two-parent family

Rowley, 1992; Kay, 2000

Attendance at Independent School

Rowley, 1992


Table: social and economic influences on youth talent development in
sport (based on Bailey and Morley, 2006)


These, and other, factors show why any ambition of a fair and equitable sports development system in countries like the UK will always be difficult.

Think of these data this way: imagine a child who is talented in a sport; the absence of each factor listed in the table above becomes a barrier to that child’s development NO MATTER HOW TALENTED, OR COMMITTED HE OR SHE IS.

Mr Gove’s speech acknowledges the unfairness of the UK sports system.  But there is another side to the matter: it is also stupid.  It is stupid because participation and advancement in sport are always undermined by factors that have absolutely nothing to do with interest or ability.

So it is a refreshing to read Mr Gove’s speech.  Perhaps it will bring about renewed awareness of the problems inherent with the UK sport system (and all other Western systems).  But this awareness needs to be coupled with an acknowledgement that simple solutions will not do.

We need a root and branch re-evaluation of the whole system, and a suite of solutions based on evidence.  And we are a long way from adopting that sort of approach in sport.

Ads would appear here

Continua a leggere

RICCIONE 2012 it’s just a dream

OK ragazzi & ragazze…
o meglio
ATLETI !!!
mancano meno di 2 mesi all’evento più importante della stagione…
e forse per alcuni di voi anche della vostra vita…
I MONDIALI
Avere anche solo l’opportunità di confrontarsi con i migliori atleti di tutto il mondo è il sogno di ogni atleta, che sia un nuotatore, un calciatore o un pallavolista non fa differenza.
Voi quest’anno avete questa opportunità non sprecatela !!
quando siete in acqua, in gara ma soprattutto in allenamento, cercate di dare sempre il 101%
perchè La migliore preparazione per il domani è fare del tuo meglio oggi!!
vi posso dire solo 2 o 3 parole poi il resto sta a voi…
A tutto c’è un limite purtroppo è vero…
Dove non si può arrivare con l’allenamento…
Dove non si può arrivare con la tecnica…
Dove non si può arrivare con il fisico… LI bisogna arrivare con il cuore !!!
Ebbene si anche nel nuoto è così, quando credete di non farcela quando vi sentite a pezzi…
pensate alla fatica che avete fatto per arrivare dove siete…
Pensate agli obbiettivi che vi siete preposti
pensate ai sogni che avete coltivato
E CAVOLO PROVATE A RAGGIUNGELRI !!!
Perchè Non c’è persona al mondo che non sia capace di fare PIU’ di ciò che pensa di essere in grado di poter fare !!!
e quando li avrete raggiunti, perchè ne sono sicuro li raggiungerete, tirate fuori quel famoso 101% e vedrete che l’asticella dei vostri limiti potrà alzarsi…
Non consentite a nessuno, tantomeno a voi stessi, di dirvi che non sarete mai in grado di fare qualcosa.
Solamente voi potete stabilire quali sono i vostri limiti e solamente voi potete decidere di andare oltre e di superarli.
voi potete fare tutto ciò che desiderate. Basta che voi lo vogliate e siate disposti a darvi da fare.
Fare i campionati mondiali a riccione sarebbe stato il mio sogno…
purtroppo per il momento non sono grande abbastanza  =P
Però sarò cmq li con voi… in fondo qualcosina sono riuscito ad insegnarvela anch’io…
Comunque Se ci fosse un momento per osare, per fare la differenza, bene quel momento è ADESSO !! Non per qualcosa di impossibile, ma per qualcosa che accende il vostro cuore, per un vostro sogno.
La gioia nasce dal sacrificio…perché non ci sono favole…non ci sono eroi o grandi imprese…
C’è la determinazione di persone semplici che non si arrendono mai!!!! (questa frase l’ho rubata a fabio volo =) )
Concludo dicendovi che 
Un gruppo di persone che condivide un obiettivo comune può raggiungere l’impossibile !!!
  
e ricordatevi queste parole:
We want to follow a dream, yes it’s true, but one thing is follow a dream and one thing is follow a obsession and this is not a obsession, it’s just a dream (J.M. 2010)
RAGAZZI  IN BOCCA AL LUPO !!! O in culo alla balena… =P

Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

Fe y esperanza en tiempo de crisis, por Koldo Aldai

En la calle y en los medios impera el tema de la crisis pero absolutamente nada frena el brotar de las nuevas hojas, el despertar de la nueva vida en la avanzada primavera. El Ibex en rojo no detiene ninguna clorofila. Los batacazos de la bolsa no paralizan las huertas en mi aldea. La prima de riesgo no afecta el florecer de los campos. El hayedo inmenso gana cada día, quién sabrá de dónde, más fascinante verde. La vida continúa, es el sistema económico urdido por el humano el que quiebra. La naturaleza entera se rige por la economía del bien común que nosotros/as no terminamos de observar. Más allá de ese verde que ahora va conquistando nuestros paisajes, hay un mundo individualista y materialista que zozobra, más allá de la economía real, hay una economía artificial y especulativa que se tambalea.

Toda la naturaleza contribuye al orden, a la armonía, al progreso conjunto, pero a nosotros nos alcanzan los Mayos sin despertar a la necesidad de promover el bien colectivo. Nos resta ser uno con ese supremo concierto global. Nuestro futuro está indisolublemente ligado a nuestra reubicación en el equilibrio de lo natural.

Adecuarse con menos puede ser absolutamente liberador, puede ayudarnos a emanciparnos de la prisión del tener para saltar a los anchos prados del ser. Vivir con lo necesario es un imprescindible ejercicio solidario. Apretarse el cinturón puede ser un ensanchar de la vida y sus inmensas posibilidades, una expansión de creatividad. La crisis nos da la oportunidad de salir al mundo más nosotros, más desnudos; nos otorga la posibilidad de recuperar lo sencillo en detrimento de lo sofisticado, de llamar a la puerta de una esfera más íntima y olvidada. La esperanza no puede venir sino desde el absoluto convencimiento del poder inmenso del que somos portadores. Será de ley reivindicar lo que es justo en cuanto a condiciones laborales y remuneraciones, pero también comenzar a arreglarnos con lo “justo” y prescindir de lo superfluo.

Si antes vivimos por encima, ahora toca vivir desde más adentro. La crisis nos pone a prueba. Las gentes y los pueblos son graduados en momentos de apuros. Estos tiempos aparentemente más difíciles nos invitan a un rearme de fe y de esperanza. Fe no necesariamente ceñida, ya no necesariamente ajustada a patrón, sino fe ancha, abierta y a la vez profunda; esperanza de que las soluciones no llegan de fuera, sino de nuestro propio interior; esperanza de que ahora estamos en mejores condiciones para dar vida a una civilización más instalada en el cooperar y el compartir, en el respeto a la Madre Naturaleza y sus reinos.

No nos falta fe de que emergeremos de la crisis, siempre y cuando optemos por la sencillez y la solidaridad. La solidaridad linda la reverencia de la que tanto adolece nuestro mundo aún codicioso. Tenemos fe de que estamos a las puertas de una nueva era más reverente con el otro, sus circunstancias y su diferencia; un nuevo tiempo más reverente con cuanto nos rodea. La sostenibilidad tendrá largo recorrido cuando parta de esa actitud sinceramente considerada, cuando sea algo más que una mera consigna ecologista, una meta de vanguardia y devenga una llamado inaplazable del alma, cuando volvamos a ser en comunión con la Madre Tierra-Amalurra, cuando nos vinculemos absolutamente a su destino.

Reverenciar es por lo tanto recolocarnos debidamente en el concierto de la creación, ya no para ser más, ya no para ser quienes usurpan y explotan, sino para devenir quienes velan por ese concierto. Es reencontrar nuestro lugar excelso en la cumbre de lo creado, entendiendo esa cima como el supremo compromiso para la preservación y el progreso de cuanto late. Nadie habla de tomar camino de la caverna, de prescindir de los adelantos útiles al genuino e integral progreso humano, sí de prescindir de cuanto adelanto mata, envenena, usurpa, explota…

La crisis es el gran interrogante que estaba colocado en nuestro itinerario colectivo. No sorteemos ese “stop” imprescindible. Se impone el cuestionamiento de buena parte de cuanto producimos. Cada vez más personas sentimos la crisis como oportunidad de oro para reorientar nuestros pasos, para reinventarnos a nosotros, a nuestra civilización, a nuestra forma de relacionarnos. Hay que empezar de nuevo con otros valores, con otros principios, tras otro destino. Sería además un gran error pensar que nos hallamos en una crisis de exclusivo orden económico y no de modelo civilizacional. Optamos por explotar u optamos por reverenciar. Optamos por enriquecernos más y más materialmente, no importa a consta de qué o de quién, u optamos por reencontrarnos a nosotros mismos y a la vida que nos envuelve. La palabra consumo, y su tan mentada reactivación, nos habla más de la primera opción.

La fe y la esperanza en este tiempo de crisis no nos la da por lo tanto la reactivación del consumo, sino la reactivación de nuestra alma, de nuestro potencial creador, de nuestro potencial amador. La fe y la esperanza en medio de la crisis nos la proporciona el parón, el silencio, la ocasión para regenerar nuestra mirada, para dejarnos encantar por las primaveras de uno y otro signo que ya son con nosotros.

En última instancia sostenibilidad es sacralizar, porque sólo llegaremos a respetar, proteger y amar por entero aquello que consideramos sagrado. El ocaso de una civilización materialista e individualista que hace aguas por doquier, nos coloca a las puertas de una era más cargada de alma, más grupal, más consciente. El fin de la regencia de lo profano nos aboca a un tiempo más sagrado aún por definir. El desespero de la crisis habrá de tornar poco a poco en pasión colectiva para sentar las bases de ese nuevo y más fraterno mundo por el que cada vez más humanos suspiramos.

Koldo Aldai es amigo y coautor del libro “Espiritualidad y Política”, enlace a su blog “Artegoxo

Continua a leggere

NOTAS SOBRE EL DEBATE

Fernando Belaunzarán
Twitter: @ferbelaunzaran

1.- Enrique Peña Nieto se vio más articulado que en la FIL de Guadalajara, pero eso no es mucho decir. Sorpresivamente se atrevió a responder y hasta a lanzar ataques contra sus adversarios, aunque sin mucha puntería y con poca contundencia. Lo mejor para él es que, si bien fue zarandeado, pudo salir vivo del compromiso. En eso le ayudó el formato rígido y el poco tiempo por intervención, aunque se haya quejado reiteradamente de eso –error que le van a cobrar-, más que sus habilidades retóricas –bastante limitadas, a pesar de que logró quitarse la imagen de “muchacho teleprómpter”. Pero también sobrevivió por la inexplicable tregua que le dio López Obrador después de propinarle el golpe más contundente que el mexiquense recibió en el debate. Tocado y con la guardia baja, el tabasqueño no lo remató.

2.- El climax del debate fue el intercambio de AMLO con EPN, del cual salió con clara ventaja el tabasqueño. Éste mostro su mayor capacidad polémica, reviró bien la acusación de la publicidad gubernamental durante su gobierno y mejor aún el señalamiento que hizo el mexiquense sobre su relación con Ponce y Bejarano. El Peje le recordó a Peña que sus dos ex colaboradores fueron juzgados y pisaron la cárcel -uno sigue preso-, mientras que él, siendo sobrino y Secretario de Administración de Arturo Montiel –cuya riqueza personal se calcula en 600 millones de dólares, y no de pesos como erróneamente dijo Andrés Manuel-, estaba ahí, de candidato presidencial. El candidato del PRI, a partir de ese momento, prefirió enfrentarse sólo con Josefina Vázquez Mota e ignorar a Andrés Manuel, quien extrañamente decidió no insistir en el tema y ya no atacar a su adversario en lo que parece ser su talón de Aquiles: la cercanía personal y profesional con su antecesor en el Estado de México. De hecho, ya no lo aludió en el resto del debate. Lo dejó ir vivo.

3.- Sin embargo, y aunque salió bien librado, no se puede hablar de un triunfo claro y contundente de AMLO en el debate. La razón es que, antes y después del esgrima con Enrique Peña Nieto -su momento estelar-, López Obrador expresó un esquema discursivo que lleva reiterando desde hace seis años y que, si bien gusta e inflama los corazones de los propios, poco le dice a los indecisos. El poder extralegal de un grupo compacto que decide el destino del país para beneficio de unos cuantos a costa del sufrimiento de la mayoría es una narrativa ya muy gastada que no pocos identifican con la etapa preamorosa de la confrontación. Algo similar puede decirse de la autoproclamación de su superioridad moral. Pienso que si hubiera seguido con el expediente de Montiel y la responsabilidad de Peña Nieto en el enriquecimiento e impunidad de su tío, hubiera desbaratado al mexiquense y tenido la victoria indiscutible en el debate. También, creo, le hubiera rendido buenos dividendos sacrificar un poco de retórica por propuestas específicas.

4.- A pesar del párrafo anterior, López Obrador cerró con la mejor carta que tiene: su eventual gabinete. Mencionar a Juan Ramón de la Fuente y a Marcelo Ebrard es un buen mensaje hacia sectores que le guardan recelo, pero que ven a dichos personajes como garantía de confianza, profesionalismo y buenos resultados.

5.- A Josefina Vázquez Mota no le fue mal, pero tampoco hizo nada excepcional. Se enfrascó en un largo intercambio de ataques con Peña Nieto, sin mayor pena ni gloria, pues ninguno de los dos tiene la suficiente elocuencia como para marcar bien sus golpes. Su nueva imagen y el porte que asumió la mostraron como una mujer con seguridad y aplomo, pero carente de filo y sin provocar entusiasmo. Consiguió desde el principio poner a la defensiva a EPN sobre la actuación de éste como gobernante del Estado de México, pero cuando éste contraatacó con audacia invitándola a recorrer dicha entidad para verificar el cumplimiento de los compromisos hechos por el mexiquense, se escabulló con una fórmula retórica cuestionable: “los mexicanos no queremos un presidente al que le tengamos que revisar la tarea”. En realidad, la rendición de cuentas que requiere el país es que a todos los funcionarios públicos, entre ellos gobernantes, legisladores y jueces, se les revise su “tarea”. Pero como Peña Nieto es incapaz de salirse del guión e improvisar, ni eso tan sencillo pudo revirarle. Claro, Josefina tampoco se salió del script y no hizo algo muy elemental en medio de la refriega entre AMLO y EPN, cuando quedó exhibido el flanco abierto de Montiel, su riqueza y la impunidad que goza. Bastaba con que desde su ángulo también le pidiera cuentas por eso a Peña para que el asunto escalara mucho más. Quedo establecido que el candidato priista es más vulnerable al affaire de su tío que sus compromisos no cumplidos. Algo similar pudiera decirse del mejor gol de Vázquez Mota en la noche que, por su falta de punch no fue tan celebrado como el que metió AMLO. Me refiero a la mención de Moreira y la investigación judicial de la que es objeto su Tesorero en EU por lavado de dinero. Ante ello no hubo respuesta por parte de EPN y el tabasqueño hubiera podido, en ese punto, hacer segunda. Llama la atención que Felipe Calderón no haya sido aludido durante todo el debate. Andrés Manuel López Obrador, al igual que Josefina Vázquez Mota, decidieron centrarse en el puntero y, éste, que de por sí es poco elocuente, optó por hablar genéricamente de los 12 años de gobierno panista. No hay tal alianza PAN-PRD, simplemente hubo coincidencia lógica de estrategias.

6.- Gabriel Quadri aprovechó bien el hecho de que los demás candidatos optaron por ignorarlo. Su conocimiento de algunos temas, preparación académica y capacidad retórica hicieron el resto. Es el instrumento presentable para mantener con vida un proyecto político impresentable. Pretendió de manera tramposa, pero con éxito, presentarse como el “ciudadano” frente a los “políticos de siempre” que impiden “las reformas que México necesita”, no obstante que él promueve el interés de Elba Esther Gordillo, una “política de siempre” con enorme poder y principal obstáculo para la imprescindible reforma educativa. Como nadie lo iba a aludir, pudo asumir sin objeciones el papel de un candidato libre siendo que sin duda es el más amarrado de todos los ahí presentes. Su tiempo lo usó básicamente en dos cosas: ser el defensor oficioso de Enrique Peña Nieto y hacer propuestas, algunas afortunadas –como el impulso a la educación superior- y otras que merecían ser refutadas –como su incomprensión de que los precios altos de los combustibles frenan el crecimiento económico y dificultan la competitividad. No lo veo como el ganador del debate, pero sin duda que creció tras su desempeño en el mismo. Mala noticia para la educación en México.

7.- La nota de color no la dieron los candidatos, ni siquiera las fotos mostradas por los candidatos, así hayan estado de cabeza –como le ocurrió a AMLO- o fuera de foco –como en dos ocasiones le pasó a EPN-, sino la efímera participación de la escultural edecán y playmate, Julia Orayen, quien mostró un vestido entallado con escote generoso. Las redes sociales son por naturaleza lúdicas y elevaron el tema hasta ser el más comentado mundialmente en la noche del domingo. Fue un nutriente para la picarezca,la cual se expresó, en muchas ocasiones, con creatividad y humor. Algunos vieron en ello un complot distractor. La verdad es que nadie dejó de ponderar los argumentos, las réplicas y contrarréplicas de los candidatos por ver a la edecán, y ella no tiene la culpa de un formato soso en el que cada quien monologa sobre lo que le viene en gana. En mi opinión, además, cumplió con su trabajo profesionalmente y me parece patético que el IFE se disculpe por un escote. El árbitro debiera estar preocupado por reforzar su autoridad. Se achicó frente a las televisoras; se achicó frente a los partidos que le impusieron un formato acartonado y anodino; y ahora se achica ante las “buenas conciencias” escandalizadas. Por otra parte, más que lo mostrado por el escote, quedó exhibida la pobreza del debate público.
Continua a leggere

Pubblicato in Senza categoria

How should we feel about the ‘feelgood factor’ at the London Olympics?

Just because you feel good

Doesn’t make you right

Just because you feel good

Still want you here tonight.

Skunk Anansie, Hedonism

Prime Minister David Cameron thinks
that the Olympics will create a legacy for the whole of the UK and not
just London.  But, true to his earlier statements about importance of
feelings and what-not, he warns that some of this legacy will be “hard to touch”.
The concept of ‘hard to touch’ is a strange
one in an era of evidence-based policy, in which, in the words of one civil
servant (presumably in thrall to the early philosophy of Wittgenstein), ‘if I
can’t measure it, it don’t exist’.  As you know, Wittgenstein
abandoned his early ideas and adopted a broader view, and perhaps Mr Cameron
has also been persuaded to take a more inclusive conception of reality.  Or maybe he is just worried that the
only legacies of London 2012 will be immaterial.
Cameron’s touchy-feeling tones when
discussing the Olympics are not without precedent.  Consider this neat
piece of verbal gymnastics from New Labour’s Game Plan policy
document, when it suggests that whilst the quantity of medals won at the
Olympics is of great importance, one must not neglect the “quality” of a
victory:

“‘Quality’ can be taken to be the extent to
which victory produces the feelgood factor and national pride (as these are the
main public benefits of high performance sport). If it is accepted that the
more popular the sport, the greater the amount of feelgood which follows, then
“quality” medals are those obtained in the most popular sports.”

So, according to Game Plan,
the feelgood factor is a quality that can be created and changed in amount
over time, and although it is admitted that it is “difficult to quantify”,
there seems little room for doubting that it can have a powerful causal effect.
So what is the feelgood factor, then?
 In case you thought it was something to do with happiness, or
satisfaction, or well-being, or other philosophical fluff, the authors
of Game Plan tell us it can all be explained with hard science:

“The biological explanation for the
feelgood sensation is due to the release of endorphin in the brain. Endorphin
has been called the ‘happy hormone’ and is released for different reasons,
mainly physical, but also from laughter and joy, experienced by, for example,
your team winning a match. Endorphin helps to reduce pain and has even been
found to enhance treatment of many illnesses and diseases.”

Remember that this piece of pseudo-scientific
woowoo comes from a government document; a document that is primarily
concerned with justifying the future of sport in the UK, and the billions of
pounds it says are needed to ensure it.
The feelgood factor has been repeatedly cited by governments and other agencies as one of the arguments for investment
in elite sport in general, and the London Olympics.  In Game Plan, for example, it is listed as the first
of three ‘virtuous outcomes’ of elite sporting success (the others are economic
benefits and increased grass-roots participation).
If the Game Plan account is to be
accepted, the feelgood factor really means ‘improved mood’.  Perhaps you think that is a rather
feeble justification for close-to £
10,000,000,000,000 expenditure from London
alone.




The weediness of the feelgood defence for
investment in elite sport is partly due to the fact that we can easily think of
more economical alternatives for generating good feelings and lifting our mood, from old episodes of Dad’s Army to Christmas with
family and friends, to a smile from a secret crush.
There is a second, more fatal
difficulty with the feelgood defence. 
Improved mood following nice experiences is almost always short-lived.  Humans are adaptive creatures (like all
creatures, in fact), and we readily adapt to changing environments.  So improved mood or satisfaction
eventually results in a ‘hedonic treadmill’ by which the elevated state will
not continue, even if the circumstances that promote it are maintained.
In other words, the good mood that we hope
will come with the Olympic success will be short-lived, and will certainly last
a lot less time than it will take to pay off the debt from the Games.
And let’s not forget that moods – like
interest rates and skirt lengths – can go up as well as down.  John Steele, former CEO of UK Sport,
spoke of the “the euphoria of a full Lord’s Cricket Ground … when a single
Ashes test was won”.  But by the
same logic, any of England’s subsequent defeats would seem destined to result
in national despair.  What will
happen to the feelgood factor if any of our Olympic hopefuls under-performs or
is injured?
If success in elite sport (let alone
second-hand, spectated success) has a potent positive effect on our mood,
presumably failure has the opposite. 
And if this is true, then this is a real cause for concern, as the
nature of sports competition is that most players lose in the long-run.
These are not new arguments, nor particularly
scholarly.  I am sure there are
those among the governments and their policy makers who know that the public
has been offered some pathetically weak rationale for their investment in the
Games.  Personally, I’d prefer an
honest explanation like, ‘Hey, it’s the Olympics.  We beat the French!’  I’d even take, ‘Look, I was a bit of a spotty geek at school; if we
get the Olympics, I get to hang out with Jessica Ennis and 
Victoria 
Pendleton!’  I just wish they didn’t treat us like fools.  It doesn’t feel good at all.

Ads would appear here

Continua a leggere