Rafa Nadal, empresario inmobiliario

Nadal, con la primera piedra: de ahí esos brazacos

Sabido es que en España se idolatra a ciertos personajes hasta el punto de considerarlos ejemplo de valores, mejor deportistas de la historia y ciudadano ejemplar, aun cuando haya defraudado fiscalmente,   esté vinculado a prácticas médicas que en cualquier deporte se calificarían de dudosas,  tenga un TUE -certificado para doparse legalmente- del tamaño de un camión, 
y cobre dinero público tanto por dejarse entrevistar (¿te creías que lo hacía gratis porque es español?) como por promocionar el jamoncito y el aceite por esos mundos de Dios.

Ahí está, en un estatus de deidad a pesar de todo este largo historial, y en gran parte lo es por la impresión generalizada de que es una buena persona. Que, como mucho, lo manipulan y zarandean desde el entorno para comportarse de esta manera. Que no sabía lo que firmaba, en popular expresión usada últimamente en los juicios por esposas y, ¿por qué no?, por deportistas representados-simbiotizados por su representante o tío.

El miércoles 19 de octubre de 2016 Rafa Nadal, famoso tenista comprometido, inauguraba la improbable Rafa Nadal Academy  y el Centro Internacional de Tenis Rafa Nadal, construidas ambas en Manacor, municipio mallorquín de donde es oriundo. “Es un proyecto muy especial y doblemente especial porque está en mi casa. Es un sueño hecho realidad”.

El “sueño hecho realidad” tiene esta memoria de calidades: 26 pistas de tenis, 10 de pádel, dos piscinas, un área de fitness, un campo de fútbol 7 y una pista adicional polivalente. Además, también hay un Museo sobre adivinan quien (nutrido con fondos de la Fundación Rafa Nadal), un bar-restaurante que sirve comida healthy, una clínica (¡que no falte nunca!) y el Rafa Nadal Sports Residence, un hotelazo con 65 habitaciones de 130 euros la noche.

Mallorca y hoteles, ajá. La isla que ha forjado las dinastías de los Matutes, Meliá, Riu y tantas otras no podía quedarse atrás en esta ocasión en que su hijo más ilustre a nivel mundial (lo siento, Ramón Llull no es conocido en China), y que menos que apoyarle con otra cosa muy mallorquina, la tierra de Canellas, Munar o Jaume Matas, el primer ministro del Régimen de la II Restauración que ha pasado por la cárcel.

El apoyo administrativo ha sido la tramitación de un Plan Urbanístico especial que ha permitido cementar 24000 metros cuadrados fuera del anillo -la part forana, en lengua local: Manacor es un pueblo concéntrico, con un núcleo urbano muy concentrado- a mayor gloria de Rafa Nadal, porque así se llaman todas las instalaciones del complejo. Aunque se comenzó a edificar en 2014, el proyecto recibe la calificación de “interés general” por parte del Consell ya en 2011 y una tramitación de “puesta en marcha urgente”, no vaya a ser que no hubiese pistas de tenis donde la ciudadanía se explayase imitando a su ídolo.

Un momento: 24000 metros cuadrados de colada en una isla con serios problemas de masificación urbanística, con un fuerte movimiento popular del tipo “Salvemos nuestra tierra” (pero yo soy rico gracias a todo lo que se ha hecho, sino seguiría en el campo) y en plenos años de la supuesta crisis…¿cómo se logra eso?

Pues muy fácil: el nombre de Rafa Nadal abre puertas. Lo hace en España y en parte del extranjero, no lo va a hacer en Mallorca y Manacor. Hasta ahí podríamos llegar: hasta el pueblo primigenio, y en forma de un Plan Especial que supone una modificación radical del PGOU y que requirió la aprobación de una Ley Especial en el Parlamento Autonómico, rendido ante los encantos del campeón de las raquetas.

De extra en El Libro de la Selva

Todo especial, a la altura del excepcional campeón: tan especial que reducía el porcentaje que terreno destinado a uso público que contiene toda operación inmobiliaria, saltarse los controles previos municipales y, cómo no, la evaluación de impacto ambiental, que tantos buenos proyectos inmobiliarios ha tirado al traste en España, y todo por salvar unos vencejos, unas jaras y algún lince. Donde esté el nombre del famosete de turno, que se quite la naturaleza. Ya crecerá de nuevo.

Ha sido tal la claudicación del poder político, que en teoría vela por los intereses de la mayoría y no por los de un particular, por muchas lesiones, TUE y Roland Garros que tenga, que ni siquiera se ha pagado la licencia de obras municipal, estimada en torno a 700.000 euros, como si el famoso deportista no tuviese liquidez o, peor aún, no quisiese contribuir al desarrollo de su pueblo de una vía directa, y solo lo haga indirectamente: con los empleos generados, la fama, la promoción y toda esa retahíla de cosas que se dicen cuando hay proyectos de este tipo.

Al parecer, el clan Nadal negoció esas ventajosísimas condiciones de la mejor manera mediterránea, con continuas amenazas de llevarse el proyecto “a la península” -con el descrédito que eso supondría para Mallorca y su perfil de votantes, cuando debería ser orgullo ante el chantaje al que se veían sometidos los políticos- y que, en cuanto les decían que la Ley era así, decían que todo eran trabas o pegas y se levantaban de la mesa.

Cuando algún técnico municipal cualificado exigía cumplir la Ley, como por ejemplo ceder el 15% del terreno usado para uso público, los Nadal directamente tocaban el botón político, hasta el punto de crearse la Ley ad-hoc citada más arriba, aprobada por Jose Ramón Bauzá (el farmaceútico presidente del PP) con apoyo del PSOE, una grosse koalition balear más grosse que el brazo del manacorí. Al fin y al cabo, la isla es casi un Land alemán y es normal que tengan parte de sus usos políticos. Los otros vienen de Sicilia.

Así fue la creación, y ahora lleva unos meses en uso. En un uso muy distinto del que se aprobó el pelotazo urbanístico, lo que lo convierte en doble pelotazo: si el trámite especial era porque era una “instalación de interés general” o cualquier otra tontería similar, resulta que el interés general ha acabado convertido en que la “residencia con escuela para los futuros tenistas” (al estilo Masia o similar), ahora es la AIS American International School, una escuela privada de élite, donde se dan clases con ese nivel de exigencia que ustedes esperan. Y las 65 habitaciones funcionan como las de un hotel. Repito: como las de un hotel, falta el Trip Advisor con sus estrellitas. De explotación privada.

Un negocio redondo. Bajo el marchamo el inmaculado nombre de Rafael Nadal (véase el primer párrafo) se ha construido en seis hectáreas de suelo rústico sin pagar un duro al Ayuntamiento y ahora se recogen los beneficios de un hotel que oferta sus plazas a 130 euros la noche. Y el curso anual en la Academy de pelota-raqueta -también conocido con el anglicismo de tenis- a 56.000 euros.

Uno pensaría que los Nadal estarían agradecidos a la Ilustre y (Hasta ahora) Invicta Villa de Manacor, pero no es así. Nunca es así con esta gente, nunca, al contrario: el clan se ha querellado contra el Ayuntamiento por expropiarles un terreno adyacente a la “Academy” que habían comprado años antes por el módico precio de un millón de euros y ahora piden ¡14 millones de euros! por estar, cómo no, pegado a su pelotazo. Tan pegado que lo usaron para acumular materiales de obra, bloqueando un camino público. Porque lo público se hace privado en todo este asunto, muy bien explicado en este vídeo, con el delicioso acento mallorquín.

La suma aproximada de la Operación Manacor para los Nadal debe ser así: 56.000 euros por cada pringado que paga un año de tenis, el fortísimo cánon anual que debe pagar la AIS por usar las instalaciones, el uso hotelero de las habitaciones y la cafetería y el posible pelotazo adicional de 14 millones de euros, que nadie duda que saldrá adelante. Y todo bajo el nombre de alguien que parece no saber lo que firma, que simplemente se tumba en la camilla y dice “lo que usted quiera, doctor”, o que coge la pluma y dice “firmo donde quieras, Toni”.

Antes todo esto era campo

El complejo edificado es horrible, huelga decirlo. Como denuncia el colectivo mallorquín Terraferida, destroza 6 hectáreas con “un impacto visual y paisajístico desmesurado”, en el entorno histórico de la pedanía de Sa Torre dels Enagistes. Por otra parte, no tardará en presentar vicios de construcción, porque se ha levantado en solo año y medio, al parecer por las prisas de tener la obra terminada, no vaya a ser que la Ley ad-hoc acabase en el Supremo, como tenía que haber sido y no ha sido por…bueno, Rafa Nadal tiene muchos amigos. Todos quieren ser amigos de Nadal. Hasta el Rey de España.

Todos, incluso Telefónica, la empresa más poderosa de España -que tiene tanto dinero que puede fichar a Zaplana para no hacer nada, o a cualquiera que le pidan desde el poder político en justa retribución por mantener la cuota fija telefónica, 24 euros todos los meses que pagamos al antiguo monopolio-, desde hace años vinculada a Nadal y que es el  patrocinador de todo el complejo, cuyo nombre oficial es Rafa Nadal Academy by Movistar.  Una gran decisión empresarial, como todas las de esta empresa.

En el acto de inauguración, presentado por el profesor de inglés Michael Robinson (también trabaja el lado humano del deporte, como por ejemplo construir por la cara y la fuerza del nombre una aberración como la Rafa Nadal Academy) el interesado promotor urbanístico y tenista local afirmó: “es un sueño hecho realidad”. Sí, gracias a cambios en la Ley, favores y la sensación de que en este país se puede hacer de todo con total impunidad si alcanzas la condición de intocable.
***
Bartolín y la larga saga que inició 
***
Fantástico artículo sobre el Nobel de Economía a Schiller, la estupidez de comprarse una casa en propiedad y, en fin, el buen periodismo cuando es breve, declarativo y muy directo. 
***
Fomento, muy interesado en el futuro de la ZALIA. Al mismo tiempo, salen trapos sucios sobre el asunto.Todo es sucio: fíjese que proceloso cauce ha tenido que seguir todo esto para que se oiga en el Parlamento.
***
Sobre el cambio de huso horario en España, artículo en el NYT. 
***
Sorprendentemente, o no tanto, todavía se ve a gente por la calle con camisetas o sudaderas donde pone DDR.  
***
Me he reído muchísimo con esto. Molaría ver el informe completo, o incluso tener una copia. A saber cuanto han pagado por esa sarta de tonterías y mentiras.
***
Mamandurria andaluza en su pura esencia: Sevilla programa nueve exposiciones sobre Murillo entre 2017 y 2018, aprovechando un aniversario.  ¿No se podía hacer una o dos exposiciones en vez de nueve? Nooooo, porque en eso consiste la mamandurria: según el alcalde, será «el acontecimiento más importante desde la Expo 92» en la ciudad. Pues eso.
***
El Estado regala 150 mil euros de nuestro dinero a librerías…ojo al detalle de los proyectos subvencionados.  Continua a leggere

Boicot a los débiles, sumisos con el fútbol

Folcklore asturiano

Esta es una historia asquerosa que está a punto de estallar, cuando se tenía que haber pinchado hace ya mucho tiempo, tanto como el que el existe. Ahora está el fútbol de por medio y las cosas van a empeorar muchísimo a nivel mediático, de imagen y de exponer la realidad de una izquierda trasnochada y caduca en sus preceptos y en sus intimidaciones.

Si entrasemos en la mente enferma que está detrás de todo, seguro que aparecerían referencias al Nuevo Testamento, que son deicidas, la Revolución de octubre y que grande yes, Pachín, pero no hace falta ir tan lejos, al contrario. Es una historia que pasa en España, pasa en fechas recientes, y avergüenza a cualquiera que no sea un fanático.

En febrero de 2009 la cantante israelí Noa estaba de gira por España cuando se topó con un boicot instigado desde la ultraizquierda y “grupos propalestinos”. El boicot podría haber sido no ir a sus conciertos, pero como son activistas no se podían conformar con eso, no: en San Sebastián, cuatro energúmenos se subieron al escenario a los pocos segundos de empezar la actuación, y desplegaron una pancarta donde se podía leer “Israel, no gracias”, aunque en los anteriores conciertos en Sevilla y Barcelona no pasó nada.

¿Por qué el boicot? Por ser israelí. Tan simple como eso. Por ser embajadora cultural. Por pronunciarse en contra de Hamas, claro, algo gravísimo al parecer. Porque la ultraizquierda en España siempre está buscando enemigos, reales o imaginados, y es mucho más fácil atacar a una artista de gira que ir con una flotilla -un crucero- a las costas de Israel, con las consecuencias previstas.

En Gijón, Asturias, la cosa fue mucho peor que en San Sebastián. Los organizadores del boicot convocaron una concentración a las puertas del teatro municipal donde iba a actuar Noa. ¿Quien organizaba? El conocido como Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y la Plataforma Asturiana con Palestina, al parecer no satisfechas con traer a saharauis a la metrópoli cuarenta años después de romper vínculos, y muy ofendidas con estas palabras irreprochables de Noa:

“Esa bestia llamada Hamas que los ha aterrorizado y asesinado, que ha convertido a Gaza en un basural lleno de pobreza, enfermedad y miseria. Sólo puedo desearles que Israel haga el trabajo que todos necesitamos que haga (…) Hamas no llama a la liberación de Palestina, sino a la destrucción de Israel, es decir, de mí, de mis hijos y de mi familia”.

Se juntaron unas cien personas con pancartas como “Sionismo, bestia exterminadora”, una décima parte de las que hubo dentro del Teatro Municipal, ajenas al llamamiento al boicot. Una décima parte.  Siempre son menos, pero como se hacen notar, como recurren a la intimidación y el hostigamiento, pues siempre parecen más. También los medios ayudan a su difusión.

Fue un incidente vergonzoso, que tuvo réplica aún peor en 2014. En el mismo escenario que Noa actuaba esta vez el grupo israelí Sheketak, culpable exactamente de lo mismo: de ser israelí. Basta con eso para esa gentuza. Esta vez no se conformaron con cantar consignas y exhibir pancartas repugnantes a las puertas, sino que quisieron acceder al recinto, para hacer el boicot efectivo. 

La Policía tuvo que cargar -Europa occidental, en el año 2014-, dejando un reguero de golpes y alguna cabeza ensangrentada, entre ellas la de un conocido sindicalista -¡Asturias! ¡En Sicilia se llaman de otra manera!-, siempre tan preocupados por lo que pasa fuera y no por lo que pasa dentro. Según los convocantes, “esta es la segunda vez que el Ayuntamiento colabora con Israel, la primera fue en el Festival de Cine. No estamos en contra de los cantantes sino lo que ellos representan, que es el estado de Israel” ¿Queda claro? 

Esta vez fueron más que en 2009. Según los del boicot, eran 500, cifra difícilmente creíble, pero según las crónicas consiguieron su objetivo: dentro no había casi público para ver la actuación de Sheketak, que seguramente se llevaron una inmejorable imagen de la ciudad de Gijón. Desde luego, muy ajustada a la realidad. 

Después hubo un juicio por el intento de asalto al teatro, un juicio en el que la Fiscal fue hostigada e intimidada incluso en su ámbito privado (¡Asturias! ¡En Calabria los llaman de otra manera!), con toda la parafernalia que la ultraizquierda suele adornar sus excesos, en este caso calificando a los agresores de “los nueve del Jovellanos” -por el nombre del Teatro-, en la más pura tradición sindicalista-victimista, cuando en esa región detentan todo el poder y jamás son víctimas. Por supuesto, salieron absueltos. 

Pero no es el tema, no. Como a esta gentuza no se la pueda parar en su superioridad moral (recuerden: el boicot no era contra los artistas, sino por “representar al Estado de Israel”, como si fuesen con uniforme y banderas) y tampoco parece que se le puede parar con la justicia, han seguido adelante, para bochorno de la gente normal, la que ellos no representan. 

El 13 de enero de este año el Pleno del Ayuntamiento de Gijón, ciudad de casi 300.000 habitantes, aprobó una moción con los votos a favor del PSOE, Podemos e Izquierda Unida, donde se declara el boicot contra el”Apartheid y la ocupación israelí”, además de reconocer “el Estado de Palestina” y de declarar el concejo de Gijón como “Espacio Libre de Apartheid Israelí”, destacando la adopción de “medidas legales oportunas para no realizar actividades comerciales con empresas cómplices de violaciones del Derecho Internacional”. En el primer Pleno del año. Pueden leer completa la podedumbre aquí. Produce escalofríos. Produce aún más escalofrío cómo trató el periódico local el asunto, y no se pueden perder el enlace.

Por esas fechas el Ayuntamiento de Langreo, otra ciudad de la zona, también hacía lo propio, algo que la Justicia ya ha conculcado. En Gijón la Justicia dice que no puede hacer nada, porque (mucha atención) “el acuerdo del Pleno carece de efectos jurídicos frente a los administrados, ya que no estamos ante un acto administrativo en sentido técnico y estricto como declaración de voluntad o resolución que produzca efectos jurídicos en la esfera o ámbito jurídico de los administrados”

O sea, que la Justicia no es la misma en una ciudad que en otra, y eso que la sentencia conculcadora es el Tribunal Superior de Justicia. O que al juez al que le ha caido el caso le hace tilín la moción, donde sí que hay efectos jurídicos, dado el acuerdo del Pleno gijonés se remitió a las empresas municipales, entre ellas la que organiza los festejos y eventos, por lo que ya no irán más Noas ni Sheketaks, ni ningún otro representante del “Apartheid israelí”, usando su lenguaje enfermo. 

A punto de acabar el año, sigue vigente el execrable acuerdo plenario -el único en España que sigue así, porque los otros similares aprobados han sido tumbados por los jueces en Cataluña, Andalucía y Madrid-, y con un añadido que le va a dar una relevancia mediática realmente dañina para la ciudad. Por alguna razón que no creo que esté dentro de la esfera de la casualidad, la Federación Española de Fútbol que preside desde hace décadas Angel María Villar ha decretado que el partido España-Israel de balompié que clasifica para el Mundial de Rusia 2018 se dispute en Gijón. Un partido oficial. El próximo 24 de marzo.

Ya saben la caja de resonancia que es el fútbol. En Israel, por razones históricas que no hace falta comentar aquí, están muy informados de lo que pasa en Gijón, porque siempre tienen que estar alerta. Es su sino histórico. La persona que les informa ya ha dejado caer que les molesta lo de tener que ir a jugar a una ciudad que les discrimina -sí, así es el término- y deja caer veladamente la posibilidad de ir a mayores. 

No nos queda claro por qué entre todos los lugares de España se ha tenido que elegir a esta ciudad” A mí tampoco, pero estoy seguro que no es casualidad. De aquí no va a salir nada bueno, como nada bueno se lleva viviendo desde 2009, y esta vez con cariz de escándalo internacional con caja de resonancia muy mediática incluída (“es ya un tema de debate en los periódicos de Israel“), no precisamente lo mejor para una ciudad que intenta vivir del turismo, además de las subvenciones.

Hay no sé cuantos estados musulmanes en el mundo y ninguno cumple estándares de derechos humanos. Y el único al que señalan es la única democracia de Oriente Medio. Es una declaración antisemita. Esto se tenía que romper por alguna parte y ha salido en el fútbol”, dice Ángel Mas, presidente de ACOM, la asociación que lleva la batalla por el sentido común en este caso.  Ya, pero es que vosotros sois culpalbles. Deicidas. O lo que toque achacar a cada generación. 

¿Y qué dice la izquierda caduca y trasnochada -perdón por la redundancia- que padece Gijón y, por extensión, Asturias? Están “resignados”. No por el indecente boicot, sino  porque “la decisión viene de arriba y no podemos hacer nada”. Sí, de la todopoderosa Federación de Fútbol. Es más fácil hacer el boicot a Noa y un grupo de folk que a miles y miles de potenciales votantes yendo con sus camisetas de tribu a un estadio. Porque no tienen lo que hay que tener, nunca lo han tenido. Por eso está su ciudad y su región como está. En el fondo, a lo mejor lo del partido de fútbol está bien por poner negro sobre blanco en las incongruencias sangrantes de la izquierda, pero el desastre va a ser tremendo. Al tiempo.
***
“Para nosotros Fidel Castro no ha muerto, es un gallego más” Muy freudiano, sí. Esto, en cambio, es más de realismo doloroso gallego.
***
Una pequeña ventana a lo que fue la espléndida época de entreguerras para el neonato estado checoslovaco.
***
Fin al seguro médico privado, pero pagado con dinero público, de la Asociación de la Prensa Madrileña. Era el gran reclamo para que se afiliasen jóvenes lisensiados: conozco un caso de una que se hizo una colonoscopia con 25 años simplemente porque era gratis y le apetecía.
***
Mina de hierro en Australia, o una colonia china. 
***
Sucinto y muy comprensivo artículo sobre la subida de precio en España desde la llegada del PP al poder.
***
Se ha hablado poco de esta idea de C´s, que solo serviría para apartar de la educación pública a profesores con sentido crítico. Porque esa es su finalidad.  Continua a leggere

Si eres un desastre con tu economía personal, no aspires a gestionar lo público

Les Astronautes, 1959

El post de hoy es en cierta medida la continuación de este otro. La medida propagandística de los partidos políticos e instituciones públicas de hacer accesibles los datos económicos de las personas que ocupan puestos de relevancia, aún siendo parcial y seguramente falseada (abundan los ejemplos), siempre ofrece material para sacar bastantes conclusiones.

El fenómeno surgió no hace mucho, y en un principio hubo muchas reticencias por parte de la clase política. Solo el conocimiento de la punta del iceberg que es la corrupción en este país, y el surgimiento del fenómeno Podemos, ha hecho que la tendencia se consolide. Está por ver que dure, o que se use para algo más que el cotilleo insano.

De momento, el partido político que ha hecho del brochazo grueso sobre la corrupción uno de sus caballos de batalla ha tardado bastante en sacar su propio portal de transparencia. No se se sabe si por Errejón (tema tratado anteriormente) o por Monedero (tema no tratado, y que es tan vergonzoso que su propio partido ha metido al Ideólogo Máximo en la nevera. Y espero que sea por una buena temporada), pero hace unos días Podemos, en un gesto magnánimo y de gran celeridad (¿era tan difícil hacerlo antes? ¿no podía estar desde el principio?) nos ha agraciado con su particular outing financiero.

A mí las cuentas del partido me interesan más bien poco: con el caso Monedero ha demostrado que la financiación inicial (o la acumulación primitiva del capital, en su lenguaje), esa que es tan difícil obtener para empezar a rodar, venía de Venezuela. Las dictaduras siempre tienen una suculenta partida para gastos de propaganda en el extranjero. ¡Que no va a tener Venezuela, si el segundo tipo con más dinero en las cuentas opacas del HSBC era la mano derecha de Chavez! ¡Patriotismo económico bolivariano! ¡Aló!

No se diferencia en eso nada del PSOE de Suresnes y los Flick y Flock que les pasó Willy Brandt, y del surgimiento de cualquier partido político de nuevo cuño o que venga del exilio. Fondos de la CIA, del KGB o del Liberty Fund eran moneda corriente no hace muchos años, y esto no es más que la nueva versión caribeña-petrodolarizada.

Uno de los efectos buscados con esta relativa transparencia es ver con qué patrimonio entra el cargo electo en la política, y con que patrimonio sale. En el caso de Podemos, y excepción hecha de los cinco europarlamentarios conseguidos -por cierto, un año después NINGUNO va a seguir en el cargo, lo cual demuestra su afecto al mandato representativo otorgado-, no hay ningún referente por su reciente origen, y por recelar de la nueva política.

Es ahí cuando cobra especial interés mirar el patrimonio de político. Miren el ejemplo de hoy, nada menos que la gallega Carolina Bescansa, número cuatro del partido y dicen que responsable de muchas cosas del funcionamiento interno del mismo, caracterizado por su verticalidad y por su esquema clásico o de casta, como prefieran.  De 44 años, lleva trabajando en la Complutense desde el año 1997, esto es: acabó la carrera y enlazó una beca FPI para no moverse nunca más.

Una beca FPI es asociada a proyecto y, por aquel entonces y por este ahora, entregada a dedo por el responsable del proyecto: hay que hacer el paripé de una oferta pública de la plaza, para que al final sea igualmente entregada a dedo al candidato ya previsto cuando se pide una plaza de becario en el proyecto. Las becas FPU, que solo se entregan a 900 personas cada año, son mucho más selectivas porque se entregan ad personaen y por criterios de excelencia académica. No las confundan nunca, por favor.

En el caso de Bescansa, y según se lee aquí, su auxiliador fue Julian Santamaría, un sociólogo muy próximo al PSOE, un fontanero de La Moncloa de la peor especie, y consejero aúlico de gran parte de la cúpula del Partido que hegemonizó y en gran parte configuró el actual modelo político español. Con sus virtudes y sus defectos. No en vano fue presidente del CIS, González lo nombró embajador en EEUU (¡toma plaza!) durante tres años (1987-1990) y es un experto en encuestas electorales.

La tesis de Bescansa, presentada en fecha tan extraña como 2005 (nueve años después de enrolarse en la Complutense) versa sobre Posiciones ideológicas en la Comunidad de Madrid. Estaría bien poder verla, porque seguro que está muy trabajada y hace honor al título: sólo hace falta ver el partido que han montado y que opera exactamente igual que una secta, con toda la cúpula proveniente de la Facultad de Políticas de la Complutense. Actualmente es profesora titular en esa Universidad.

Bescansa, en su declaración de bienes, declara que cobra 34260´14 euros brutos anuales de su trabajo, una cifra sencillamente increíble. Por lo baja, que es lo común y esta en línea con su escala, pero especialmente porque no refleja ninguno de los complementos retributivos que suelen acompañar la nómina de los profesores universitarios: ni un sexenio de investigación, ni los complementos que dan las comunidades autónomas. Bescansa, en su declaración de bienes, se limita a reflejar el bruto de su nómina.

Como en el caso anteriormente referido de Pedro Sánchez, da más pistas ver el resto de su patrimonio; al igual que el líder del PSOE, declara ingresos por alquiler de una vivienda de 8400 euros al año, esto es: 700 euros exactos al mes, cifra que corresponde a un piso de 2 habitaciones en una zona corriente de Madrid.

La casa la compró en septiembre de 2006 (¡hay que celebrar esa tesis y la plaza fija que venía asociada!) a la edad de 36 años y con un valor catastral de 49.000 euros. Declara tener en una cuenta corriente (no depósitos ni acciones) 455 euros a vista, sin vehículo propio y una participación valorada en 1000 euros en una sociedad limitada dedicada a encuestas.

El problema viene, por si no es bastante problema que no tenga ni un puto duro ahorrado (¡es que los bancos roban! ¡el interés es pecado!), con sus debes:  una hipoteca con el banco gallego (llamado Abanca, antiguo Caixa Galicia), que ahora es casualmente de capital venezolano (¡Aló!), de nada menos que 180.000 euros.

Evidentemente, fue suscrita en el momento de adquisición de la casa. Septiembre de 2006, en pleno pico de la burbuja, que continuaría subiendo hasta mitad del siguiente año. 180.000 euros de los que todavía debe ¡140.800 euros! a finales de 2013, que es la fecha de la última declaración de la renta usada como modelo para la declaración de transparencia.

Hagan cuentas. Esta mujer, supuesta crema de la intelectualidad española (FPI, profesora universitaria, joven por entonces) contrata una hipoteca de la que no sabemos ni la duración ni el tipo de interés por un bien que actualmente no ocupa y que, al ritmo de ese alquiler mensual (140.800 entre 700 entre 12) todavía tardará ¡17 años! en recuperar lo invertido, eso sin contar impuestos sobre la vivienda (pongan 700 euros más al año, y son 17), reparaciones, la comunidad que tradicionalmente en España paga también el propietario y….un negocio ruinoso.

Es de suponer que Bescansa ahora vivirá amontonada en otro sitio, porque no declara ningún otro bien. 450 euros en la cuenta, y una hipoteca de 140.000 euros. Equivale a 5 años de sus rentas de trabajo brutas, lo que no es una cifra escandalosa, pero no es algo envidiable. Acabará de pagar su vivienda -que no es suya, es del banco- con 58 años.

Se que la situación no es diferente de la tanta otra gente, y quizás ahí esté el guiño de Podemos en que ellos son el pueblo y no casta, pero a mí alguien que no sabe gestionar su propia vida o patrimonio no sirve para gestionar lo público, el patrimonio de todos. Seguramente entre sus cálculos está el empezar a cobrar pasta gansa ahora que en unos meses tendrá un cargo público de esos espléndidamente remunerados, lo cual tampoco da mucha seguridad de su capacidad de gestión del bien común. 450 euros de ahorro. Y pretende que nos lo creamos.

Peor aún es el caso del muñeco hinchado que ha puesto el PP como candidato en Andalucía. Con los raciales apellidos de Moreno Bonilla, y sus sempiternos polos y jerseys estilo Los Morancos (o estilo andaluz, qué narices), este simulacro dotado de vida lleva en política desde 1995, cuando en la marea autonómica del PP en aquel año entró como concejal en Málaga. No dispone de estudios superiores y si de varios títulos de Anís del Mono que expiden las Universidades privadas, creadas precisamente para eso. No tiene otra profesión que político, al fin y al cabo se afilió al PP con 19 tiernos años, allá por 1989.

Desde ese 1995, hace 20 años, no se ha bajado de la poltrona. Ha sido Secretario de Estado, presidente de NN.GG, diputado de paracaidas por ¡Cantabria!, Senador, y ha percibido rentas por parte del PP en función de su impagable trabajo, rentas que han llegado a 49.000 euros al año, para complementar su escaso salario publico. Su última declaración de bienes se puede ver aquí.

104.000 euros de sueldo, palma 2650 euros por inversiones mal realizadas (en el año 2013 y todavía pensando que los fondos de inversion se iban a recuperar) y dos viviendas, una pagada y con garaje en Malaga,  y otra en Madrid sin garaje comprada en mayo de 2005 al 50% y para la que le concedieron ¡un crédito de 338.000 euros! ¡Y a su mujer otro igual! ¡Una vivienda de 676.000 euros!

Moreno Bonilla ha empleado sus ingresos a pagar esa deuda, y de manera tan religiosa que ya en 2013 sólo le quedaban 29.000 euros por devolver. No esta nada mal, ¿eh? En ocho años y medio devolver 307.000 euros, sin contar intereses sobre el principal, que es lo primero que se paga en una  hipoteca. Supone devolver al banco (307000 entre 102 meses) 3000 euros al mes, esto es: más de la mitad de sus ingresos netos mensuales. Los declarados, claro.

Tanto se ha tenido que ajustar Moreno Bonilla que, según se lee en su declaración de bienes, el pobre se ha visto obligado a suscribir, con la misma entidad bancaria, un préstamo personal de 49.000 euros, a fecha de noviembre de 2012. Necesitaria liquidez, porque en la cuenta bancaria declara 12000 euros. Su mujer es Gerente en el Distrito de Barajas, cargo al que habrá llegado por su valía y no porque el señorito fue a Madrid a seguir con su carrera política y había que buscar un apaño a la consorte. 

En fin, es otro ejemplo más de la poca fiabilidad que pueden dar en la gestión del patrimonio público quien es incapaz de gestionar el suyo propio y privado. Pedir un “prestamo personal”, que suelen tener un TAE del 8% o superior, cuando eres Secretario de Estado y te pimplas más de 100.000 euros al año es demencial. Eso sí, al final de su escapada tendrá pagado su chaletito, pagado a un precio superior al de su valor actual y futuro en el  mercado. “Yo pagué mi casa durante la crisis”, dicen. Se les oye.

Todo su dinero, todo su patrimonio, invertido en ladrillo. Esta es la clase política española, miren hacia el espectro ideológico que miren.
***
Uno de los personajes más lamentables de la historia reciente de España se permite decir, ante su tipo de audiencia, “nos hemos comido el futuro”. Mario Conde, que se comió 600.000 millones de pesetas de 1994 en Banesto, abonados después con dinero público. Atentos a la foto, otra más de la galería de chaladuras de este chamán gallego.
***
Algunas iniciativas quedan muy bien en el papel y son muy buenrollistas, pero la realidad es muy terca.
***
Un descubrimiento realmente sorprendente, parece sacado del guión de un cómic Marvel o DC.
***
Fascinante descubrimiento de los planes y alternativas que hubo en 1970, cuando se creo Amtrack.
***
Ojo con esta noticia: más de la mitad de los adultos americanos han cambiado de creencia religiosa al menos una vez en su vida
***
Asturias, paraíso natural
***
Ya que me voy del convento, me cago dentro.
***
La tradicional forma de aceptar la libre competencia en nuestro país.
***
Esto explica parte del sobrecoste brutal de la obra pública en nuestro país.
***
“Nada más lejos de la realidad”, afirma campante el diario de derechas ABC, y lo que se lee entre líneas es que se ha hecho un timo de la estampita. La forma de hacer negocios en Madrid de toda la vida: eso sí, no dice en ningún momento cuando dinero va a sacar la concesionaria por la explotación de la publicidad, dinero que perderá ese Ayuntamiento tan inteligente.
***
¿Cataluña quiere un Tribunal Superior de Justicia para tratar estos temas? Lo dudo mucho.
***
Un personaje digno de Berlanga.
***
Fenomenal artículo sobre Guastavino Continua a leggere

Black is black (I want my cash back)

Por alguna razón ignota -dicen que de nuevo el Partido X está detrás de la filtración- han vuelto a sacar basura asociada a la inmensa sentina que era Caja Madrid. Desde hace unos días, se conoce que una serie de cargos, consejeros o amiguetes de la institución disponían de una tarjetas de crédito que no dejaban ninguna traza fiscal, y que se entregaban con libre albedrío a cambio de no molestar en el consejo de administración.

Hoy, y con exclusiva del eldiario.es, se ha conocido el tabulado detallado de los cargos a estas tarjetas, un material interesante por lo que tiene de bruto, pero escasamente relevante o transcendente. Entre todos los gastos, que van de 2003 a 2011, no suman más de 15 millones de euros: el desfalco de la caja pública no ha sido ahí, porque es una cantidad despreciable dentro de los gastos sin medida que caracterizaron los Años del Despilfarro.

Tiene mucho más interés saber que la opacidad fiscal se conseguía aduciendo a “fallos informáticos”.  Desconozco cual es el montante total que las diferentes cajas de ahorros y bancos califican cada año como “fallo informático”, pero debe ser abultada porque, al margen del que se produce por el propio funcionamiento -y para eso hacen arqueos periódicos en cada oficina bancaria, para intentar paliar los desajustes entre lo que entra y lo que sale-, pueden colar este gasto añadido sin que nadie se de cuenta.

O eso parece. La excusa del “fallo informático” parece otra mentira dulce entregada a la opinión pública para no abundar en demasía en lo que parece, a todas luces, como una caja B dentro de la entidad, donde se cargaban gastos de todo tipo. No se que tal sentaría en Europa que se supiesen esas cosas: mejor dejar todo en 15 millones de euros, actualmente calderilla tras decenas de miles de millones de rescate bancario, que abundar en las cloacas del sistema financiero.

¿Se encontró Blesa al entrar en Caja Madrid con el tenderete ya montado, o lo ideó el mismo? Blesa, el amigo de Aznar -porque prepararon las oposiciones a técnico de Hacienda juntos- que, con esos poderes -y no hacían falta más- acabo al frente de esa institución, con tres siglos de antigüedad y que llevó hasta su fin.

Esas son las preguntas pertinentes, y no detenerse en la menudencia de tal o cual gasto detallado, aunque ya verán que es difícil resistirse a la tentación, y yo no lo voy a hacer. Al fin y al cabo, es lo que hay de novedad, pero no de exclusividad. Solo con extrema candidez se puede pensar que el sistema de caja B de Caja Madrid, ideado para pagar a afines y amiguetes al margen de las retribuciones oficiales, no existía en otras entidades.

Se puede confiar poco o nada en que algún día se sepa. Las instituciones de control en este país (Tribunal de Cuentas, CNMV, Banco de España) tienen sus propias vidas zombie, llenas de escándalos acordes a su función -enchufes, dejación de funciones- que hacen casi milagroso que se puedan poner a investigar algo que afecta a quienes les controlan: los políticos.

Porque eso es lo que hay en las llamadas tarjetas black de Caja Madrid: como era una caja, sus órganos de gobierno se repartían entre políticos y sindicalistas. Después metían de consejeros a miembros de la casta terrateniente castellana que domina este país, y todo arreglado en un concíbulo que ríase usted de la endogamia de los Habsburgo.

Todos se beneficiaban del maná de dinero que no había que declarar: bien untaditos, bien calladitos. Alguno ha intentado devolver el dinero una vez que se ha hecho público -y nunca antes- el listado de beneficiarios, seguramente porque quiere seguir haciendo carrera; sin embargo, la mayor parte de los tarjeteros de negro es gente sobradamente amortizada. Estoy pensando en Rato, que también ha devuelto parte del dinero, y que se encontró el chiringuito montado y lo usó en su beneficio.

Lo que sigue es un repaso somero por algunos de los gastos más destacados, usando la herramienta de consulta facilitada por elpais.com, y la de eldiario.es, que es más tosca y menos útil. Los cargos que voy a destacar son los que encuentro mirando por encima, y no miro si son repetidos, o el total. Son sólo 15 millones de euros, insisto: el escándalo está en otra parte. Aquí lo que cuenta es ver algunos gastos suntuarios, y la tremenda jeta de alguno de los protagonistas.

Por ejemplo, Fernández Norniella, que llego a ser ¡Secretario de Estado de Hacienda! cuando Rato era ministro. No es para menos: ambos son asturianos de Madrid, y no vean como une ese clan. Aquí lo realmente sangrante es que este habitual de los consejos de administración de las grandes corporaciones de España tenía una tarjeta opaca para Hacienda ¡cuando había sido el segundo máximo responsable del organismo público, sólo por detrás del Ministro!

Disculpen si exagero, pero este detalle es italiano: ni servicio público, ni nada. No se puede escudar en que no conocía las condiciones de la tarjeta, menos aún cuando se fundió 185mil euros que jamás declaró, como si sus abundantes remuneraciones de sus abundantes puestos de consejero no le bastasen.  Del desglose de sus gastos se ven abundantes compras periódicas en El Corte Inglés, especialmente al final, y siempre por la misma cuantía: 400 euros redondos. Todo parece apuntar a tarjetas regalo. Tarjetas regalo de un regalo. De todos.

Sin embargo, a mí me ha impactado el cargo del 14/07/2011: suscripción de 14´99 euros a Unidad Editorial. Uno de los cuatro gatos que se apuntó a la puta mierda de Orbyt lo era con una tarjeta black y con dinero de todos. En el fondo, todo son vasos comunicantes en los productos de la editora de El Mundo

Otro caso paradigmático es el de Alberto Recarte, paradigma de liberal a-là-madrileña, esto es: un liberal del BOE, del contrato único, de la competencia limitada, y de los amiguetes. Ya te cito a Hayek cuando me haya embolsado el fajo, tolay. Vinculado a la fosa séptica que es Libertad Digital desde sus inicios -¡la batalla de las ideas, amigos!-, este pájaro de la Castellana quemó 135mil euros sin declararlos al Estado, que el no tiene la culpa de que el BitCoin -que rompe el monopolio estatal en la impresión de moneda- no estuviese a punto para adecuarse a sus ideas liberales. Utopía, yo voy más lejos que tú.

En un principio declaró que había usado la tarjeta para “restaurantes y comprar libros” -doy fe de que lo autoproclamados liberales madrileños usan los libros para decorar; en caso de Burns Marañon, para apoyar el televisor con el fútbol siempre puesto-, pero el desglose de su gasto indica lo contrario: apenas unos cientos de euros en libros. Uno de ellos sería “Camino de servidumbre” encuadernado en guafléx. Todavía no lo ha podido acabar: por eso no ha comprado ningún libro más. Es que en la Costa del Sol no hay mucho ambiente intelectual.

Uno fantástico es Virgilio Zapatero, que iba de socialista moderado y ajeno a las batallas -exMinistro y exrector de la UAH-, y que tiene 36mil euros. Dice que todo es una conspiración: en breve presentará la denuncia ante la Policía, a ver si le queda algún amigo por ahí. Seguro que le robaron la tarjeta, una donde tenía apuntados cargos de libros en Antonio Machado -más que Recarte-, pero especialmente pitanza en restaurantes y paradores. Que el cerebro consume mucha energía leyendo.

¡Qué decir de Miguel Corsini, expresidente de RENFE! ¡Lo que no sabrá de corruptelas este vividor! Se inició vendido chatarra en forma de Talgo a EE.UU, y después emparentó nada menos que con una hija del Marqués de Mondéjar, que en tiempos fuera ¡jefe de la Casa Real! Con la subida del PP al poder en 1996, Rato lo nombró presidente del monopolio del tren vía ibérica en España, donde pudo aplicar sus conocimientos de comisionista en el llamado contrato del siglo, el del AVE que firmó Álvarez-Cascos en 1999. Sí, ese donde se pedían “trenes a 350 km/h” que no eran posibles tecnológicamente. Que la utopía sea más rápida, que la estamos alcanzando. Una vez más.

Corsini sólo se gastó 47mil euros, porque es rico por sí solo. No es broma: se cuenta que los mejores terrenos de Renfe se los ha quedado el o apoderados. Viajes, muchos viajes, y un cargo sorprendente (18/02/2011) en “Neurología aplicada”: 300 euros por decirle que sí, que las voces que oye en su cabeza son normales. Haaaaaazte aún más ricooooooo, cásate con la Koplowitz. O algo así.

Moral Santín, además de uno de los que más uso la tarjeta (nada menos que 477mil euros) es paradigmático porque es uno de los fundadores del Partido Comunista “de los Pueblos de España”, y hasta que se cayó el Muro era un defensor prosoviético de Plaza Roja y toda la vaina, compadre. Después, como tantos de su perversa filiación política y religiosa, se pasó al dinero. Lo hubiese hecho antes, pero el dinero del PCUS solo daba para peluquines, y hasta el coche lo tenía que poner Ceauscescu.

Tiene cargos habituales en la dacha berciana conocida como Palacio de Canedo, siempre de viaje a Galicia. O a su pueblo, pues era oriundo de El Bierzo. Le agradaría el ambiente de mansedumbre, tan propia de la utopía socialista. A veces también se quedaba en el Parador de Villafranca del Bierzo, antes de cruzar la frontera hacía Galicia. Y muchos más locales de la zona. Le gustaba repartir el dinero.

Sin embargo, en los últimos años su actitud cambió, y paso a sacar cada semana, y del cajero, 600 euros en efectivo, el máximo que te deja la máquina escupedinero. Andaría, como buen comunista, con la mosca detrás de la oreja por alguna caza; ya saben, había empezado la crisis y en cualquier momento se podría producir el advenimiento de la lucha final, y mejor estar preparado. Si hay que hacer las barricadas con fajos, se hacen. Pero de viejos periódicos impresos en Moscú.

Es inútil seguir más. Mercedes de la Merced, que la diñó con poco más de 50 años, tiene miles de euros en Manolos (y si no saben lo que son, vean Sexo en Nueva York. O en Soria, de donde era oriunda y acudía regularmente en bus de línea a visitar a sus padres); como es fiambre, nadie la cita en su repaso a las tarjetas black; Spottorno, el presidente de la Fundación Caja Madrid, 232 mil euros en camisas, restaurantes, parkings y toda acción cultural que se precie; Blesa, Rato…

En fin, ahí tienen el material bruto. Es divertido hacer filtros por el negocio que hace el cargo -hay gente que ha comprado hasta en H&M- o por fechas -ese desgraciado que compra las flores del 1 de noviembre-, pero no olviden que todo esto es minucia. Eran regalitos comparado con lo que se ha movido, y todo el gasto es irrelevante en el conjunto, donde lo importante es el sistema para ocultar al fisco ¿Había connivencia de la Visa y Mastercard?  Porque 15 millones en errores informáticos….

Sin embargo, surte muy bien su efecto -deseado, sin duda- de soliviantar a la ciudadanía. Relativamente: no se han verificado casos de ciudadanos que hayan ido a cancelar sus cuentas a Bankia, que es Caja Madrid maquillada y rescatada con el dinero de todos. Exactamente el mismo tipo de dinero que se habían gastado en los años precedentes, y en esas gilipolleces para las que sus sueldos y remuneraciones daban de sobra. Todo gasto suntuario, privilegio sobre privilegio. Negro sobre negro, como la realidad de este país. Continua a leggere

Cabos sueltos (ya los están atando)

Lo anunciaba ufano el Ministro de Interior Jorge Fernández Díaz, alguien que ya en 1983 olía a fosa séptica: “el caso está básicamente resuelto” o “quedan cabos sueltos”. Tan sueltos que, en en los últimos días, se han ido atando por arte de magia, aún más mágica que el yonki casualmente muerto, mientras se abrían otras incógnitas.

Si se acuerdan, y han seguido con orden este culebrón, era muy raro que la Policía a) no encontrase el arma de fuego usada en el asesinato de La Carrasca b) que no facilitase ninguna información sobre el arma empleada, a pesar de saber que era de fuego. ¿Balística? No pregunte ¿Impactos? Primero tres, luego dos, sólo dos impactaron, se encasquilló, al final eran tres y los tres impactaron…En desatino.

El Taurus supuestamente empleado en el crimen, con el que se han saldado la mayoría de las informaciones sobre el caso, es un revolver Magnun calibre 38, muy lejos de las primeras informaciones que apuntaban -perdón por la expresión- a un calibre reducido, propio de tiro deportivo (por favor, lean los comentarios de los lectores a la primera entrada del serial, para ver hasta que punto se puede ser pábulo con las informaciones aportadas por la Policía).

Taurus es la marca fabricante, igual que otras más conocidas por nuestra reciente y violenta historia como Astra. Es una marca brasileña, país que, como España, fabrica un buen número de armas ligeras, en su mayor parte bajo licencia, o simplemente burdas copias de los modelos más conocidos. Es el típico revolver muy aparente -¡se parece a los de las películas!-, pero que ha quedado desfasado por el auge de las pistolas automáticas. Por eso se fabrica en Brasil.

Sin embargo, es un revólver. Se diferencia de una pistola en su alimentación por tambor, que hace que -perdón por volver a ese nuevo referente, pero creo que es el más cercano para todos nosotros- se produzca mucho menos ese cinematográfico momento en el que se encasquilla, y pasa raramente en la realidad. Más seguro, menos rápido. Según la información facilitada por la Policía, ahora resulta que dos balas impactaron en el cuerpo, y la de remate en la cabeza. Parece que después se encasquilló.

¿De qué va esto? El tiro en la cabeza es el tercero, y es el de remate. ¿Para qué tanta insistencia en que se encasquilló la pistola? Hay hasta una imagen policial de las balas que quedaron en el tambor, al parecer tal y como entregó la agente Raquel Gago el arma del crimen. De las balas, y de los casquillos, porque otra característica del revolver es que el casquillo queda en el tambor, y no sale disparado lateralmente como en las automáticas.

Quien escogió el arma del crimen lo hizo muy bien. Es totalmente absurda la teoría de un magnum sobre una automática porque se encasquillan menos. La ejecución fue muy profesional, tanto que solo hizo falta tres balas. El Taurus se escogió porque, al no dejar casquillo, si se hace desaparecer el arma (¡un saludo a Raquel Gago!) es absolutamente imposible relacionar con pruebas balísticas el proyectil alojado en el cuerpo con el arma que lo ha disparado.

Queda a la Policía explicar, si puede, por qué habló en un primer momento de “tres impactos y uno que erró”, no vaya a ser que alguien piense que habían encontrado un casquillo para hacer avanzar la investigación sin el arma homicida, cosa jamás hecha por cuerpo de policía alguno de esos que hay por el mundo, esa que buscaron durante 30 horas. En fin, ya no se volverá sobre ese asunto. Bala arriba, bala abajo.

Otro cabo suelto es cómo consiguieron el Taurus. La misma fuente de propaganda nos ha dicho que en Gijón, y de un yonki, como si los yonkis fuesen armados. No hay mas explicación. Hasta los muy cotillas medios locales, tan dados a hablar de todo (aquí incluso publican la foto del domicilio en la ciudad de la familia de chiflados. Atencíón: la foto del domicilio privado de un Inspector de Policía) cuando les interesa, no han publicado ni una mísera de información sobre “el yonki”.

No es la única laguna en su cobertura informativa: hasta ayer mismo tampoco habían publicado ningún testimonio sobre los ¡veinte años! de vida en la ciudad de las asesinas leonesas, y lo publicado es muy discretito: el colegio de Triana -la única alumna con ese nombre, ya les dije que era paradójico que nadie se acordase de ella con ese nombre tan exótico- y que la madre era muy dominante. Como todas. Cosas de los hijos únicos y la estructura matriarcal del noroeste español.

Veinte años, y ningún testimonio directo en la ciudad. Pablín o Pablete, llamaban al comisario, el mismo que volverá a la comisaría. “Eran muy reservadas”. Ya, claro. Al menos ya es algo más que de “el yonki”, supuestamente muerto hace 2 años. Y eso que era de Gijón y no cazurro. Ni se han consultado los archivos para buscar en nombre, no vaya a ser que salga alguien diciendo “jamás ha tenido una pipa”, como es normal entre los yonkis.

Agentes: os queda por resolver ese “cabo suelto”. A ver si le dais identidad y pábulo a esa línea del caso.

El burdo intento de decir que fue Raquel Gago, desde los 24 años agente de multas en León, la que puso en contacto a las dos asesinas con el yonki pistolero es tan grosero que clama al cielo, especialmente cuando tenían en la misma casa al Comisario -y lo fue de estupefacientes- durante 20 años en la supuesta ciudad donde se adquirió el arma homicida. ¡Que una vulgar ponemultas pueda andar tirando de “contactos” para comprar pistolas, y ni siquiera en la única ciudad que ha conocido!

¡Pobre Raquel Gago! Pensaba que todo iba según el plan, pero al ser capturada su “amiga íntima”, quedó claro que su coartada -estaba con un agente de la ORA- se caía. Este mismo trabajador municipal ha declarado que Gago estaba esperando, que llegó alguien y que depositó un paquete en el coche, todo sin la menor prisa. “Tarda mucho en volver de la frutería” tiene potencial para convertirse en una frase de uso chanante en los ambientes festivos de León.

Recordemos que la agente Gago fue dejada en libertad tras entregar el arma en la noche del martes al miércoles, en contra de cualquier sentido común, aunque aquí -penúltimo párrafo- llegan a decir que fue algo deliberado. Llegó incluso a ir a su trabajo al día siguiente, aguantó 40 minutos y la mandaron para casa. Después, dos meses de suspensión de empleo y sueldo. Ahora, la cárcel. Una brillante instrución por parte de la magistrada del caso que, por seguir en su tónica, tiene a las tres reo en cárcel bajo la acusación de homicidio, y no de asesinato a pesar de la evidente planificación y sangre fría.

Es la misma magistrada que se traga la versión, difundida DESDE LA PRIMERA HORA del asesinato (esto es, a las 19:00 ya circulaba) de que el comisario Pablín o Pablete no tiene nada que ver con el crimen, a pesar de los evidentes vasos comunicantes: de ciudad, de filiación, de profesión.  Desde primera hora, y sin conocer donde estaba el arma homicida (no tenían ni casquillos, pero ya sabían que no era “el arma reglamentaria”) ya se difundía esa especie, no vaya a ser que algún periodista, de los pocos que no están a sueldo, pusiese un titular alarmista con “comisario de Policía/lider política asesinada”.

La magistrada ha preguntado a la agente Gago si era la pareja sentimental de Triana. Al parecer, ha contestado que no. Una pena de respuesta, porque explicaría muchos “cabos sin atar”, so pena de que alguien interprete esto como una invitación al bondage en el sexo sáfico.  De hecho, lo más normal es que no sean pareja, porque yo ya me hacía la pregunta en el capítulo anterior de este vodevil: “y a ver de qué eran amigas, puesto que era agente municipal desde los 24 años, y le saca 6 años a Triana la Teleco”.

Pues eso. Eran amigas. Las informaciones locales añaden lo de “íntimas”, y cuando voy a una droguería se qué clase de  productos se refieren a lo “íntimo”. Sólo así se explica, desde la amistad, que una agente se implique hasta la médula -hasta el corazón, quería decir- en un asesinato. ¡Lo que no habrá sufrido la amiga Triana en el hombro de Raquel, sollozando la pérdida de su plaza! Nadie ha querido explicar de qué se conocían: ni del pueblo, ni de trayectoria, ni de profesión, eso está claro. Eran amigas y residentes en León, como en los concursos de la tele.

Magdalenas del sexo convexo nunca lo han tenido fácil en pueblos con apariencia de ciudad, por eso acaban emigrando a grandes capitales, o a ciudades más liberales.  Imagino que su relación sería secreta en un sitio como León, especialmente con los agravantes de ser militante del PP e hija de Comisario, aunque hacían poco por disimularlo: al parecer, algunas veces Raquel Gago -que cobraría 1000 euros al mes- acudía al cuartel en el Mercedes de dos plazas deportivo de su amiga Triana.

Esos símbolos de estatus en pueblos, como un Mercedes descapotable estando en el paro. Y el ático, que no era más que un bajocubierta escriturado como trastero (“a efectos del IBI”, escriben en El Mundo sabiendo sobremanera cómo son sus lectores), en uno de esos tantos pufos cotidianos en los que las Trianas que hay por el mundo, y nos dicen que pueden ser como usted o como yo, incurren una y otra vez. ¡Qué terquedad!. “Jamás se supo de ninguna pareja suya”. Un deportivo biplaza, y no el Peugeot 306.

El enlazado es un artículo lamentable, compuesto a partir de retales de lo publicado en medios locales, pero sin ir más allá.  En la misma línea, o más baja, está El País, donde se califica a León de ciudad “pequeñoburguesa” -una etiqueta marxista que hacía años que no se usaba en el periódico para referirse a nada- y que certifica que la cobertura informativa de este caso ha sido pésima.

¿Quien se puede creer lo de “abundante munición”? ¿O lo de las prácticas de tiro que se apuntan al final de este otro artículo? ¡Pobre Raquel Gago, la quieren hacer culpable de todo, y ella piensa que la han vendido! En parte, sí. Gago compró el arma. Gago instruyó sobre su manejo, hasta el punto de tres tiros precisos y certeros. En breve, Gago tenía la droga en el ático-trastero (a efectos del IBI) de Triana. Ya lo verán. De momento, la importante cantidad de droga intervenida ¡no aparece entre las acusaciones!Desde luego, están buscando que hacer con ella, o como justificarla. Raquel, te ha tocado a tí. También.

Pablín o Pablete, nada de nada. Una se va a la “cárcel de policías” (¿cúantos hay dentro? ¿de que están juzgados y condenados?) y el otro, con efecto inmediato, solicita y ve concedido el traslado a Gijón. Sí, allí donde fue Comisario de Estupefacientes, esos que no encuentran su lugar en la causa. Allí de donde vino el arma homicida. Allí, donde la prensa es incapaz de publicar el nombre de un yonki que ya está muerto.

Antes de ese forzoso viaje, obligado por las trágicas circunstancias personales acaecidas -parece una medida sorprendente, habida cuenta de lo sucedido, y por el poco tiempo transcurrido-, el Comisario injustamente corneado por la vida, porque tener un par de asesinas en casa le puede pasar a cualquiera, ha tenido tiempo de pasar por la cárcel para ver a su mujer e  hija. Dos horas.

Supongo que la juez, en virtud de sus atribuciones, tendrá ya la transcripción de la conversación, aunque lo más probable es que, como el Comisario jamás ha tenido nada que ver, ni siquiera haya encargado la escucha. Caso cerrado. Y los cabos sueltos se los comerá el tiempo.

Continua a leggere

Montserrat Triana, María Montserrat y la María

Como era evidente a todas luces, las dos chifladas de León que ejecutaron a La Carrasca no actuaron solas: entre la noche del martes al miércoles, y cuando la Policía llevaba 30 horas rastreando la zona para encontrar el arma del crimen, la agente de policía local Raquel Gago entregó a sus compañeros una bolsa con la pistola Taurus -una quincalla- que tantos desvelos había causado.

Según su relato, una de las asesinas se la había entregado en el intervalo que hubo entre el crimen y su detención. Según los primeros relatos, este había sido extremadamente breve (10 minutos), pero ahora parece que ya se estira hasta los 50 minutos. Se la había entregado, sin que ella se diese cuenta, dentro de una bandolera.

Sin darle mayor importancia, dejó el paquete en la parte de atrás de su coche, todo siempre bajo su relato. Hasta 30 horas después del asesinato. Es una historia sencillamente increíble, y más sabiendo que la agente y una de las asesinas eran “íntimas amigas”, y que, en el cometido de sus funciones, había estado en el dispositivo del velatorio a La Carrasca.

León, cinco y poco de la tarde de un día laborable, y ambas amigas se encuentran por casualidad. No ha transcendido si la agente Raquel Gago, pues este es su nombre, vio a su amiga azorada o nerviosa. Le debió parecer de lo más normal recoger un paquete y verla salir a las carreras (o no, ya saben la diferencia entre 10 y 50 minutos); o si, mientras veía pasar el cortejo fúnebre ante La Carrasca, y sabiendo desde el primer momento que su amiga estaba detenida, reparar en el paquete que le había dado bastantes horas antes. Ese del que no se había dado cuenta.

Lo que parece evidente para cualquiera -que estaba en el ajo, y que era la cómplice necesaria para hacer desaparecer el arma porque ¿quién va a sospechar de un agente?- no lo es tanto para el juez que lleva el caso, que la ha dejado en libertad con la obligación de presentarse a declarar en breve. ¿Por qué la agente Gago estaba en ese lugar y a esa hora? ¿Por qué no está en prisión incondicional?

Ahí están María Montserrat, madre y autora confesa del asesinato, y Montserrat Triana, hija y despechada opositora a la Diputación de León. Un lector me preguntaba si había una razón detrás de que no pusiese los nombres de las dos asesinas: no la hay, simplemente me parecen unos nombres extraños a unas leonesas de pura cepa, y muy característicos. Habrá tiempo de abundar en esto más adelante.

La agente Gago confirma lo que se intuía desde un primer momento: esposa e hija de Comisario que se convierten en tiradoras expertas, adquieren un arma de fuego en el mercado negro porque en casa no tienen acceso al mismo y planean una fuga perfecta -hasta pagando el ticket de aparcamiento- después del asesinato con total impunidad, y todo ello sin asesoramiento policial, incluido el negarse a declarar durante el primer día de detención.

Está por ver el grado de implicación de la agente Gago, que seguramente acabó entregando el arma ante el miedo atroz a que su amiga del alma -y a ver de qué eran amigas, puesto que era agente municipal desde los 24 años, y le saca 6 años a Triana la Teleco- la acabase delatando. Aquí cabe plantearse el contrafactual: si el asesinato hubiese salido bien,  ¿cómo se hubiese deshecho del arma la agente Gago?

¿Tirándola en una antigua mina o, en su condición de Policía, encontrándola casualmente -trabajaba habitualmente en la zona- y como parte de su trabajo,  para después entregarla a sus compañeros y así  crear más confusión? Nadie hubiese sospechado de su relato porque, recuerden, Montserrat y Triana eran insospechables: militantes del PP, esposa e hija de Comisario…¿Quién hubiese podido tirar del hilo de la amistad entre Triana y Raquel Gago? Nadie.

El plan salió mal y Raquel Gago se encontró conque tenía el arma del crimen dentro de su coche y no tenía modo alguno de justificar decentemente eso, al menos no para nadie que no fuese el juez del caso, al que imagino advertido de la gravedad de imputar a una agente en un caso de crimen entre militantes y cargos electos del partido del Poder, así con mayúsculas.

Bueno, pues aquí vuelve a pasar por encima del caso el espíritu de Azcona y Berlanga: según Gago, que acudió a la comisaría acompañada del “novio de su hermana, que es Policía Nacional” (vaya imagen de emancipación que está dando la juventud femenina leonesa), se había encontrado con Triana, habían tenido una conversación normal y, sin que se diese cuenta, en ese momento había dejado en el maletero la bolsa con la pistola. Y que no se había dado cuenta hasta mucho después, cuando iba a meter la bici.

Para avalar lo descabellado de este relato, ha llegado a afirmar que su amiga tenía un juego de llaves de su coche. Llaves mágicas, puesto que permiten abrir el maletero sin que nadie se de cuenta. Y que ambos vehículos tenían un ticket del Sistema de Estacionamiento Regulado de la misma hora. Que le había dejado el coche a ella esa misma tarde. O lo que sea. Seguro que llevaba 30 horas meándose de miedo ante la que le iba a caer. Una cobarde, que tiene que ir a declarar ante compañeros acompañada del novio de su hermana, también compañero. También cabe que su amiga del alma  quisiese meterla en el embolado de manera pérfida, pero no parece plausible. Ya saben, el arma “cayó en manos de la Policía”, según El País. Concretamente, desde el Cielo. O desde la Comisaría.

Pero, si Raquel Gago es una roñosa y una cobarde a la altura de su amiga y su madre, capaz incluso de estar en el velatorio de La Carrasca sabiendo que tenía el arma homicida en el coche, ¿Qué hay que decir de otro de esos policías que hay en el relato de esta truculenta historia? Y son tres: el Policía jubilado que desbarata el plan supuestamente perfecto, ideado y ejecutado con colaboración policial; la citada Raquel Gago, colaboradora necesaria; y el padre y marido de las dos chifladas leonesas.

Desde un primer momento la propaganda de Régimen lo ha apartado de los sucesos, en contra de cualquier lógica humana. Ayer se supo que había pedido la baja (“a petición propia”, la noticia está borrada pero se conserva su dirección, ojo al detalle) de su destino en Astorga, y automáticamente le habían concedido el traslado a Gijón (¡en un día!), donde ejerció durante veinte años -se dicen pronto: veinte años- y donde residió toda la familia durante ese periodo. Mientras tanto, su familia está internada en la cárcel de Mansilla de las Mulas, pero el ya ha pedido -y le han concedido- el traslado a un región diferente en tiempo record. Prioridades de cada uno, desde luego.

La ciudad costera asturiana tiene su importancia en este relato: al parecer, y según la Propaganda oficial, las dos enajenadas militantes del PP adquirieron las dos armas de fuego en esa ciudad, y a un yonki que, casualmente, hace un año que ha fallecido. Por tanto, las tuvieron que adquirir incluso antes. Mucho tiempo, dos años y cinco intentos fallidos de asesinato, dice la Propaganda.  Para completar el relato -que el yonki no puede corroborar ni desmentir, mira que fácil se lo dejan al juez-, también adquirieron “importante cantidad de munición” para ensayar el asesinato, porque insisto en que lo del tiro de remate en el suelo es obra de alguien muy practicado.

Todo esto según lo relatado por la madre ante los compañeros de su marido, claro. Y lo que los compañeros de su marido nos han dicho, claro. ¿Está clara la veracidad del relato oficial y sus fuentes? Clarísima. Todo encaja: tiempos, el vendepistolas muerto, el marido-padre que no sabe nada….La familia conservaba un piso en la ciudad asturiana, donde acudían regularmente para ver el mar -como tantos otros leoneses- y donde también eran socios de la conocida institución deportiva Real Club Covadonga. Hacían vida social y eran conocidas, además de por sus nombres foráneos y hasta pintorescos, por el cargo de su marido, y por el hecho no suficientemente destacado de que Triana había hecho toda su escolarización obligatoria en Gijón.

Este hecho me tiene ofuscado: ni el diario local El Comercio ni el regional La Nueva España han tenido a bien recabar ningún testimonio de los compañeros de instituto o amigos en la ciudad de la pareja de chifladas (no hay ni fotos de colegio, ni de nada), aunque si que remarcan que no eran de allí. Montserrat y Triana -menudos nombres, ya les avisaba- de nombre, no precisamente Ana y Laura,  y nadie se acuerda de ellas. Es lo típico en estos casos. Lo hace hasta El País yendo a Astorga (“Extranjeras”, que hipocresía), en un artículo que es el día y la noche de otro similar en el Diario de León.

El diario nacional intenta vender a la pareja asesina como una locas y unas extrañas incluso en su mísero pueblo, y el provincial justo lo contrario. Los medios asturianos son incapaces de encontrar un solo testimonio sobre ambas, y mira que son especialistas en el género ese de “era prima del conocido restaurador” o “colaboraba activamente en”, que hacen de Asturias ese aldea tan entrañable para el que le guste el género.

¿Con qué versión nos quedamos? ¿Eran un par de chifladas que iban siempre de la mano y no hablaban con nadie, o eran unas ases de la vida social, pagando clubs privados y practicando el bienqueda con cualquiera? Yo me quedo con lo segundo, pero ahora que han caído en desgracia nadie las conoce. Ni siquiera su amiga Raquel Gago, o en la ciudad donde pasaron los mejores años de su vida.

Es importante este matiz. El relato oficial pretende hacernos creer que estas pijas de pueblo son capaces de contactar con un maleante que posee pistolas “y abundante munición” para vender. ¿Cómo lo hicieron? ¿Por la sección de anuncios por contactos? ¿pateando los bajos fondos de Gijón, una ciudad que no tiene chabolismo ni zonas de miseria?  Cuando hacían sus pesquisas en pos de pistolas del mercado negro, ¿iban vestidas de Zara o en chándal?. ¿O quizás contaron con la agenda de contactos de su marido y padre, que no casualmente en Gijón estaba en la unidad de estupefacientes? Ya saben que la mitad de los camellos de poca monta son confidentes de la Policía.

¡Virgen Santa, el comisario de estupefacientes en uno de los puertos de entrada de la droga en Europa! En Gijón se han llegado a dar casos de fardos de droga flotando en la playa en plena temporada turística, o el dueño de un kiosko en el sitio más céntrico de la ciudad que guardaba en su finca una piedra hueca a la manera de un zulo con decenas de kilos de cocaína, y eso sólo por citarles los casos más espectaculares y no entrar en el ambiente general de la ciudad.

¡El comisario de estupefacientes en la región donde se vivía Trashorras, no en vano confidente de la Policía y aficionado al tráfico de explosivos con yihadistas islámicos! ¿Ustedes saben lo que hizo el Ministerio del Interior cuando se descubrió la “rama asturiana” del 11-M? Relevó a toda la cúpula de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en la región ante la corrupción generalizada encontrada, donde se pagaba a confidentes con la droga incautada. Entre otras cosas que es mejor no abundar en ellas.

Droga. Ajá. En el registro policial de la casa de Triana en León, un ático en una zona bien considerada, además de numerosa documentación sobre como ejecutar el plan -incluyendo mapas y recortes de periódico de La Carrasca, como en la pelis malas: falta una diana dibujada en la cara de la finada- se encontró 1´5 kg de marihuana -cifra rebajada después a 0´5 kg- y, según las informaciones de hoy mismo, también hachís.

Lo siento, pero la teleco despechada en lo laboral no casa con el perfil de camello, por mucho que haya una serie de televisión sobre amas de casa que, ante las estrecheces, se hacen traficantes. Pija de pueblo de manual y con una cantidad de droga en casa para ser considerada un dealer, y que  tampoco casa en el perfil de consumidora, ni la cantidad era para autoconsumo.

Quiero pensar que el hallazgo no está relacionada con esta noticia de hace un año, donde dos cargos electos del PP de la provincia también manejaban importantes cantidades de marihuana. Quizás la desarticulación de Gürtel haya hecho que la financiación de partido sea mucho más imaginativa que la simple extorsión pero, insisto una vez más, el padre y marido de las dos asesinas ¡era comisario de estupefacientes! ¡Y el que supuestamente les facilitó las armas -ya fallecido, pobrecito- era un yonki!

¡Y no un arma, dos! Porque en el registro del ático también se encontró una segunda arma, supuestamente también sin número de serie, ¡que no se había localizado en el primer registro de la casa! ¡Apareció ahí cuando fueron a mirar otra vez! Demencial. Hay fotos de policías mirando al río, a ver si saltaba la pistola como una trucha.

Quiero pensar eso, pero no puedo. En esta historia, que el demócrata Ministro de Interior ya da por “básicamente” resuelta -y noten la ambivalencia del término-, me da que se ha zanjado todo a las bravas (como con el Yak, como con el Prestige)  y para evitar males mayores a las ya de por sí debilitadas instituciones de este país. Drogas. Policía (tres). Luchas internas del partido en el Poder. Armas que aparecen y desaparecen. Y el comisario de Policía, que vale más por lo que calla en función de sus antiguas responsabilidades, no ha tenido nada que ver con el crimen, ¿te enteras? Caso cerrado.
***
Qué pena no tener más tiempo para tratar in extenso este y otros temas: las bajas laborables se desploman hasta en un 45% desde el inicio de la crisis. El sindicato hará una lectura (“hay más miedo de perder el puesto”), pero yo hago la más evidente, y la que cada uno puede constatar por sí mismo: no es que España sea un país de vagos y de gente poco afecta al trabajo, es que la dieta mediterránea nos ha hecho más resistentes a la enfermedad. Continua a leggere

La familia siempre protege, asesora y ampara

A lo mejor a la Audiencia Nacional le resulta interesante el contenido de este post en este blog minoritario; si es así, bienvenidos. Voy a expresar mis dudas sobre lo que conocemos en torno al extraño suceso del asesinato de La Carrasca (y no soy el único) y, cómo no, el nivel de propaganda que estamos viviendo, normal cuando falta información básica.

Han pasado 24 horas y no se encuentra el arma del crimen. El Bernesga es un río de montaña y, en mayo y en León, lleva ya poca agua. De hecho, el caudal del agua apenas alza un par de pies a la altura del lugar del deceso, pero los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado -han llegado a desplazar a la zona hasta GEOs, tiene narices- son incapaces de encontrar la pistola.

No es un asunto baladí, como sabrá cualquiera que sea aficionado al género negro, o simplemente haya seguido a Ana Rosa Quintana con el caso Marta del Castillo, que ha consumido ingentes cantidades de recursos públicos (incluyendo remover un basurero, al coste de 600.000 mil euros) para encontrar esas cosas que son importantes para la justicia en un estado de derecho: el arma, o el cadáver.

Hasta entonces, habrá poco o nada contra contra la madre e hija vengativas. Sí, testigos que dicen que las vieron huir del lugar de los hechos, pero no basta para una acusación de asesinato, como tampoco bastan las especulaciones sobre relaciones extramatrimoniales, que no son más que las típicas comidillas de los pueblos, y León lo es sobremanera.

Hay un hilo que comunica toda la planificación del asesinato: está muy bien montado. Al parecer, hubo cuatro disparos. Tres por la espalda, y uno de remate en la cabeza, cuando el cuerpo ya estaba tendido. Eso es obra de alguien entrenado porque, a diferencia de lo que ocurre en las películas, disparar un arma -y más si es la primera vez- requiere cierta habilidad: no mucha, pero algo sí para que tres certeros tiros por la espalda y uno en la cabeza lleguen a asegurar la presa.

En el anterior post sobre el caso ya indiqué la conveniencia del lugar elegido para el asesinato: en un pasarela no tienes por donde escapar. Además,  a las cinco y poco León es otra de esas heroicas ciudades que duermen la siesta, y seguramente la mejor hora para la acción enferma llevada a cabo: la pega es que un policía jubilado estaba por la zona y, según la propaganda, fue el que dio el aviso y las señas de las presuntas asesinas. 

Ya que no se encuentra el arma del crimen, quedan las pruebas balísticas. El clásico de Ana Terradillos, la periodista de la SER especializada en terrorismo y encantada de conocerse, era decir a las dos horas de cualquier atentado de ETA el “nueve milímetros Parabellum”. Aquí, y porque El Mundo lo cuenta de hurtadillas en el primer enlace indicado, se sabe que son de un calibre inferior -dicen que de tiro deportivo- al del arma reglamentaria del marido y padre de las presuntas asesinas.

Sí, ese arma que, desde un primer momento, nos dijeron que estaba en posesión del auténtico desconocido de todo este caso, el marido inspector de Policía que no sabía nada. Las mujeres de su casa se convierten en expertas tiradoras, adquieren un arma (o recogen) y planifican un asesinato a sangre fría en el seno del hogar común, y él no se paspa de nada. Seguramente porque se dedicaba a la fontanería o a leer a Kant.

Es altamente probable, y la sola mención produce rechazo, que el Inspector de Policía jamás viese en casa el drama de la hija desdichada en lo laboral, hasta el punto de tener que devolver parte del finiquito a la Diputación, gobernada por La Carrasca. Estoy seguro de que el caso de la hija jamás se habló en cena alguna y, si salió por intercesión de El Maligno, siempre fue en términos correctos y jamás con un “¡como el juicio salga a devolver, le pego un par de tiros!”. Un enemigo común une más que los vínculos paterno-filiales, o los meramente conyugales.

Un hecho en el que los medios de propaganda no reparan es que las presuntas asesinas intentaron la huida. A pesar de la pasarela y lo descubierto que deja, tenían un coche (el Diario de León refiere una breve huida en un Mercedes) en el otro lado del río, ese donde está la ciudad. Lo contrario hubiese sido estar en el lado que la planificación urbanística de León ha llenado de servicios y equipamientos (pabellón deportivo, estación de autobuses, la estación de tren, los bomberos, el centro de salud: todo junto y en línea) y ningún aparcamiento. ¿Lo tenían en doble fila? ¿Tienen miedo las esposas e hijas de jefes de Policía de aparcar en doble fila?

Querían huir. No es un asesinato de esos “voy a cargármela y después ya pagaré, pero el gustazo no me lo quita nadie”. No. Querían seguir con sus vidas de militantes de base -no tanto- del Partido Popular y el relativo estatus social que da ser parientas del jefe de Policía del poblachón triste y gris que es Astorga. Y, si querían huir, estaban dispuestas a ver cómo su pariente común, el auténtico desconocido de este caso, llevase un peso en la investigación. O simplemente tuviese acceso a la información del caso, por esa camadería tan sana entre los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Creo que es legítimo plantearse la hipótesis: si ese policía jubilado que escuchó las detonaciones no hubiese dado el aviso (un par de sospechosas a la fuga, cogen un coche de tal y cual características a la altura del Puente de Palencia) y las presuntas asesinas hubiesen culminado su fuga ¿se imaginan como estaríamos ahora, a 32 horas del asesinato? Concretando ¿se imaginan como estarían los comentaristas a sueldo del PP -como Luis Herrero, o como FJ Losantos, ambos con pagos desde Gürtel, pero pongan el nombre que quieran- ante el asesinato de La Carrasca?

Todo se ha neutralizado por la rápida detención de las sospechosas y la dolorosa asunción, para algunos, de que eran parte de la famiglia política. De la misma, en concreto. En caso contrario, la atención se hubiese desviado: hacia lo que indicasen los medios de propaganda. Me dirán que, con un caso de despido y enfrentamiento personal tan acusado, las sospechas hubiesen salido de cualquier manera, pero ¿son capaces de decirme algún periodista o medio de provincias que se hubiese atrevido a publicar “la hija del jefe de Policía de Astorga tuvo un contencioso abierto con La Carrasca”? ¿Se imaginan las consecuencias para el que publicase algo así?

Mataron a Isabel Carrasco con la eficacia de profesionales. Tres tiros al cuerpo y uno a la cabeza, de remate. Según la propaganda, todavía no está seguro quien apretó el gatillo, que es un prueba bien sencillita y rápida. Atención: no saben quien disparó, que es más fácil -aún- que encontrar el arma en un río que alza dos palmos de agua. Dicen que llevaban guantes, lo que añade dificultad a la sencillez de la prueba, pero también abunda en la teoría de lo perfectamente planificado. Querían huir. Tenían contactos -y qué contactos- en la Policía.

Y acabarán huyendo. Es mi firme creencia. La casta política-dirigente, al menos donde está enquistada, también protege a los suyos en casos de crímenes de este tipo. Las dos presuntas asesinas siguen la pauta: niegan el crimen, dicen que estaban por ahí de casualidad y, dando ejemplo de haber estado muy bien asesoradas por alguien que conoce los entresijos del sistema, ¡se niegan a colaborar! ¡Madre e hija de un inspector de Policía se niegan a colaborar con el cuerpo! ¡Ni Azcona lo haría mejor!

Con esa postura, y con el arma desaparecida para clamor del sentido común y de la eficacia de la labor policial, como mucho les van a caer un puñado -en un puño hay cinco dedos- de años y poco más. Nadie, de la entre la casta política-dirigente (sector alto) que ha acudido al funeral de hoy en la catedral de León ha dicho lo de “el peso de la justicia” o un directo “que se pudran en la cárcel”, al contrario. De puntillas sobre el asunto, porque eran parte (menor) de esa casta, pero de los suyos al fin y al cabo.

Ya lo verán. Continua a leggere

Oposición asesina

Este año el deshielo fue muy rápido y una riada se cargó una de las pasarelas que, a su paso por León, sirven para franquear el río Bernesga. Ahí estaba la pasarela, a ras de agua, con el metal retorcido por la fuerza del agua, y partes del tablero de hormigón arrancadas. Las aguas hace ya tiempo que se habían amansado para los sucesos de ayer.

Fue en otra pasarela sobre el Bernesga, la que lleva a la altura del centro de salud, donde ayer cayó abatida Isabel Carrasco La Carrasca, furibunda presidente de la Diputación provincial de León, máxima responsable del PP en la provincia y otros doce cargos públicos (renumerados) más. Ninguno le sirvió cuando dos de los tres disparos con arma de fuego impactaron en su menudo cuerpo.

Eran las 17:20 de la tarde y la dirigente política se dirigía a Valladolid a batir palmas en el mítin que, dentro de la campaña a las elecciones europeas, iba a dar Rajoy. Ya saben que la campaña se está caracterizando por la elevada altura del debate político y el aluvión de nuevas propuestas. Isabel Carrasco se dirigía, pues, a su trabajo.

De trabajo va la principal hipótesis barajada por la Policía y la prensa afecta. Rápidamente detenida -matar a alguien en una pasarela peatonal garantiza que alcanzas tu objetivo, pero también que no vas a tener huida: no creo que ni lo contemplase-, la autora material de los hechos se ha negado a declarar, pero como León es un pueblo -donde las vacas pastas entre las eras donde la ciudad empieza a perder densidad- todo se supo a la media hora.

Al parecer, se trata de la mujer del inspector jefe de Policía de Astorga, poblachón de la provincia de León y la auténtica plasmación de esa definión castellana de “ciudad de curas y militares”. Y si no, vean la epopeya de los hijos más ilustres de la localidad, los Panero. Al parecer, su hija fue despedida de su trabajo en la Diputación allá por 2011, y recientemente había salido la sentencia final -en contra de sus intereses- sobre el recurso que había interpuesto.

Es una historia muy sórdida, especialmente cuando se desciende a los detalles. Podría estar ambientada perfectamente en Caltanisetta o Agrigento, pero lo está en León, la depauperada provincia del noroeste español: fíjense hasta que punto, que una madre despechada por el porvenir de su hija no encuentra mejor solución que un par de tiros.

La hija, también detenida, estudió Ingeniero de Telecomunicaciones en Santander -no hay que alejarse mucho del terruño, y después ya te saldrá un carguito en alguna administración-, por lo que debe de haber hecho el trayecto a través de Reinosa unas cuantas veces, ese trayecto que pasa por lo más abandonado de la provincia.

Madre e hija eran militantes del PP. Estaría bien, pero no pasará, que se supiese las circunstacias por las que la hija accedió al trabajo en la Diputación, y que cometidos tenía. Era interina y esperaba “su plaza”. Cuando salió a concurso, se vio superada por otro candidato (en argot, le hicieron la cama, puesto que ya tenía lo necesario para la plaza: el carnet de militante y estar dentro), este se fue al poco tiempo, y La Carrasca decidió “amortizar la plaza”, esto es: no cubrirla. Era 2011.

Ese parece ser el móvil, aunque insisto en que las dos detenidas no han declarado. Algo se rompió en la relación que parecían tener segura. “Tu acaba la carrera, que ya te buscaré yo algo en la Diputación”. La Carrasca tenía mala fama, tanto que ni siquiera medios tan mojigatos con El País guardan las formas en estos días de dolor por la muerte de alguien tan querido por la comunidad, entendida esta a la manera de Álex de la Iglesia, y donde el bloque de pisos es la clase política leonesa. 

Hay cierto consenso en torno a que Isabel Carrasco, trístemente abatida por dos balazos a quemarropa, era una bruja. Ella mismo cultivó en vida esta imagen, de mujer agreste que se impone en un mundo de hombres y, en muchos casos, era peor que ellos: y estamos hablando de León. De gesto adusto y agresivo, se mostraba así de ufana ante la cuestión de los 150.000 euros de dinero público que se embolsaba al año en función de su increíble acumulación de cargos, ninguno delegado. Podía con todo.

En una provincia depauperada como León, el poder de La Carrasca era tremendo. No sólo en conseguir puestos públicos, sino en adjudicar ayudas o priorizar según que cosas, siempre por el bien común y, como demuestra este caso, nunca en interés de particulares. Ese poder, y su arbitrariedad a la hora de administrarlo, la ha llevado a morir acribillada.

Ahora bien, habrá el que argumente que la dirigente asesinada lo ha sido por haber sido inflexible y no haber concedido esa plaza a dedo. Muy bien, si admitimos eso, también podemos admitir que ha muerto en accidente de trabajo, o cualquier otra barrabasada sin sentido alguno, como que finalmente las Diputaciones tienen un sentido para seguir existiendo: proveer cargos, o quitar vidas.

¿Cuanto tardará en salir que madre e hija estaban enajenadas? Es una hipótesis más plausible que un elaborado plan para matar al objeto de sus odios -la amortizada tiene 35 años, ¿tan poco futuro laboral veía para sí misma?-, incluyendo escoger bien el lugar del crimen. Por supuesto, los medios de propaganda ya nos han dicho que el arma no es la reglamentaria del marido de la asesina, faltaría más.

Seguro que fue a conseguirla al animado mercado negro de armas de fuego en León, quizás contactando un domingo en el espantoso Rastro de Papalaguinda, porque ¿cómo no vas a recurrir a los bajos fondos cuando puedes encontrar lo mismo en tu propio hogar familiar? Correligionarias de partido, insisto. Venganza gitana, por seguir con el Rastro que cada semana se celebra a las orillas del Bernesga.

La historia está muy clara, y refleja muchas miserias de la zona y de nuestra era: una mujer relativamente joven y “bien titulada” -formada requiere más conocimiento del caso- se ve desamparada por perder un trabajo en la Diputación, hasta el punto que su madre se toma la venganza matando a la causante de sus males, siendo ambas hija y esposa de un jefe de Policía provincial. Auténtica España negra y miserable en cuanto a sus aspiraciones vitales, filiciación y resultado final. Continua a leggere

Si todo ingreso es declarable, todo remuneración también tiene que serlo

Por fin estarán gravados los petromortadelos

Al grano: entre la propaganda de la cacareada recuperación económica, lo cierto es que la situación de la Seguridad Social sigue siendo calamitosa. En el año recientemente finalizado ha habido que recurrir al  tesoretto para pagar la extra de Navidad a los pensionistas, que ya tiene cojones que tengan extra cuando probablemente muchos de ellos no la tuvieron durante su vida laboral (esto es: de aportaciones), y actualmente en España hay 16 millones de trabajadores por 9 millones de pensionistas, una proporción de 2:1 que pone en serio riesgo el sistema piramidal (sí, es así) de la Seguridad Social.

El año no ha empezado mejor, aunque la noticia viene de antes. El sábado 21 de diciembre se publicó en el BOE lo aprobado en el último Congreso de Ministros del año, pero a pesar de que esta país nutre una clase ociosa que puede dedicar esfuerzos y juventud a escrutar diariamente el BOE para ponerlo a parir -les juro que hay cuentas especializadas en twitter y páginas web- nadie se dio cuenta: ni medios generalistas, ni especializados, ni los bochornosos sindicatos, como se verá más abajo. Nadie. Eso es España.

Evidentemente, acostumbrados a que la propaganda venga directamente en vena y suministrada por el poder, cuesta leer y entender. Sin embargo, con esta medida el Gobierno -que se vende como “reformista”- era normal que estuviese callado, al menos desde la óptica del cálculo político-electoral, aunque es de las pocas en las que puede sacar pecho.

¿De qué se trata? Pues nada menos que de hacer que las empresas tributen de una maldita vez por eso que se conoce como “retribuciones en especie”, y que era una triquiñuela por la que se retribuía el trabajo de un empleado pero no se cotizaba por esa cuantía, constituyendo un agujero negro libre de recaudación directa por impuestos.

“Retribuciones en especie” populares son el cheque-restaurante, sanidad privada,  el transporte y aportaciones que la empresa haga a planes de pensiones privados. Puede que a usted este tipo de prebendas le suene a ciencia-ficción, pero existen y constituyen una parte importante de la negociación de algunos empleados. Sin querer hacer un ejemplo maniqueo, esos planes de pensiones incluyen esos tan famosos de los banqueros, que en el 100% de los casos superan a la retribución por su trabajo.

Como era esperable en un país con el debate político infantilizado (¡un saludo a los quincemistas!), el asunto se ha planteado bajo la óptica del plañiderismo -baste ver el enlace de más arriba- y de lo mal que lo pasan las empresas, que ahora deberán declarar esas retribuciones o -lo que parece más probable- anularlas, aunque estén registradas en convenios colectivos. Ya lo verán, ya, y con la anuencia de su sindicato. Que siempre es mayoritario, aunque no pase de un 5% de afiliados en una empresa.

De lo mal que lo pasan las empresas, y de lo mal que lo pasan sus empleados, que en eso consiste el auténtico plañiderismo. Sí, esos mismos empleados con retribuciones en especie. A mí esta medida me parece necesaria y justa: aportará a las arcas de la Seguridad Social unos 1000 millones de euros. Dado que el tema de reformar un sistema tan injusto es intocable, qué menos que reforzarlo. Se vende como redistributivo, y simplemente es incautador de la población virtuosa y que cumple hacia las clases ociosas y marginales que pueblan nuestra sociedad. Pues que lo siga siendo. Pero a todos y bajo todas las partidas.

Es mucho esperar. Como siempre pasa en este Gobierno que legisla para sus intereses, la Ley viene con trampa. Quedan excluídos de la medida aquellos que ya cotizaban a base máxima (3.425,7 euros al mes), esto es: el suelo electoral del Partido Popular. En plata: perderán prebendas y alhajas el becario con el talón de cupones, el pequeño empresario y el asalariado de una compañia de seguros con póliza dental, pero el banquero referido más arriba no.

Y aún así estará bien. Está socialmente aceptado que esas regalías y prebendas son remuneración no metálica, y así la lucen los afortunados poseedores. Que el empresario pague por eso es de justicia, porque en muchos casos es una parte importante del contrato que tiene con el trabajador. Con suerte, acabaremos con esa plaga del currito medio que, saliendo un jueves, quiere pagar los gintonics con toque de regaliz con los Sodexho u otra mierda de papelitos.

Pero lean de nuevo el enlace a la noticia de El País, y especialmente esto:

Una de las cosas que más ha indignado a sindicatos y empresarios de la medida es que no la han conocido hasta que se publicó en el BOE el 21 de diciembre y, de hecho, ha sido esta semana cuando la han analizado con calma y han calibrado su impacto

Es porque estaban de vacaciones. Porque este país es así, y los defensores del trabajo son únicamente defensores del trabajador que tiene trabajo.  Por cierto, brillante capote del periodista a su propio trabajo. Qué asco de país.
***
(relacionado con el texto principal) Esta empresa de papelitos a cambio de comida quebró hace año y medio dejando un buen pufo, típicamente ibérico. Alardeaba de “seis millones de transacciones anuales”. Pues eso. Gravar este sector y su base de negocio es algo necesario. Ah, y también un útil Q&A sobre el asunto. Continua a leggere

Un hijo con el nombre del padre

Se llama Manuel

Precisamente ahora que se cumplen 45 años del estreno de Rosemary´s Baby -la traducción al español es un caso de spoiler cruel- El Mundo publica la identidad del hijo de 7 años de Alicia Sánchez-Camacho, la lider de belleza cubista del PP en Cataluña, muy aficionada al espionaje y al cotilleo, menos de lo que es suyo, claro.

Resulta que este periódico de investigación, y que sólo es de cotilleos -ahí está su suplemento de Negocios del domingo, donde la economía es secundario y lo principal es la rumorología y la malidicencia- publica hoy la gran exclusiva, consistente en un chivatazo desde el Registro Civil, la paternidad de hijo de Sánchez Camacho.

Este niño, que aquí aparece fotografíado junto a un titular que haría las delicias de Freud,  es hijo de Manuel Pimentel. Este fue Ministro de Trabajo en el primer gabinete de Aznar, y  pasó a la pequeña historia de este país por dimitir poco antes de acabar la legislatura, fastidiando el récord que quería conseguir el Estratega de tener un gobierno sin cambios durante toda su hégira, aunque eso supusiese tener al empresario turístico Matutes como un vegetal.

Desde entonces, se ha dedicado a escribir libros muy malos que han acabado en la sección de saldos, y también a dejar su semen en el fecundo útero de Sánchez-Camacho, que siempre ha afirmado que se sometió a una inseminación artificial. Por supuesto, esta versión es mucho más creíble que el hecho de Pimentel -es desagradable, pero la historia es así- eyaculando en una probeta para después, con una jeringa, extraer el líquido y así fecundar a Sánchez-Camacho.

Es extraño como procrea la gente de derechas: afirman estar con la familia tradicional -la de Rouco Varela, que es de Lugo- y después tienen relaciones extramatrimoniales -Pimentel estaba casado en el momento de la eyaculación- o se quedan embaradas por inseminación artificial (la versión moderna del Espíritu Santo), como es el caso de la también tigresa del PP Dolores del Cospedal.

“Más sexy, más estatut”, que cantaba Coz

Bueno, es la misma gente que durante la Transición se opuso a la ley del divorcio y después la abrazó en masa, como bien practicaron Álvarez-Cascos con una joven fan cordobesa de 22 años allá por 1997, o el propio Rodrigo Rato, nada menos que con una periodista 30 años más joven que conoció mientras le entrevistaba.

Pero bueno, aquí cada cual hace con su pito lo que le da la gana, y se forma su idea de familia como quiere, lástima que después sean tan laxos a la hora de pronunciarse sobre el matrimonio homosexual, ese que rompe a la familia. Hasta hubo recurso al Constitucional a cuenta de la palabra de marras, como si fuese un título nobiliario.

Lo importante de esta historia es la mojigatería con la que todavía se afronta: al parecer, el registro del pobre niño de padre ausente se ha producido porque una de los dos progenitores puso una demanda al otro para que reconociese su parte de semen o de óvulos en la criatura.¿Sería la Sánchez-Camacho, cansada de las preguntas de un niño de siete años sobre dónde está su padre? ¿O sería el propio Pimentel (que tiene 52 años, una edad en la que te arrepientes de no haber tenido hijos)? Quien sabe.

Lo que si es seguro es que Sánchez-Camacho era subordinada (era directora general del Instituto de Salud en el Trabajo) de Pimentel cuando era Ministro de Trabajo. El cordobés galán tenía 37 años y Sánchez-Camacho 31 años. ¿Fue el conocimiento de su relación extramatrimonial lo que supuso su fulminante salida del Gobierno, hasta ahora tenida por cuenta propia? Ya se sabe como se tomaba Botella estas cosas, y lo que mandaba. ¿Estaban por entonces juntos o esperaron hasta 2005 para la donación anónima y altruista? 

Ya ven los elementos: demanda de por medio, y todavía son incapaces de reconocer que eso de la “inseminación artificial” es otro bulo. Quizás para mantenerlo Sánchez-Camacho hable sobre alguna imposibilidad de quedar embazada por el método natural, porque son capaces de todo. Y decían que esta era mejor que la Nebreda: al menos de esta sabíamos que era una kumbayá catalana de toda la vida, versión pija. Si hasta tiene el mismo nombre que el padre.

Sánchez-Camacho, hija de Guardia Civil y cliente de Método-3, se descubrió un día embarazada de un hombre casado, andaluz como ella. Parece la historia de un libro de Francisco Candel, pero es que la realidad siempre supera a la ficción. La perfecta normalidad de la vida política catalana, que de tan normal es incapaz de tener normalizada su vida íntima personal. Ni el hijo estaba inscrito. Con un par de cojones, hombre. O con una probeta.
***
Casualmente 
***
Creo que hable por primera vez del estallido de la burbuja académica hace cuatro años, y precisamente con la misma universidad, que ofertaba -y no era la única- un número desproporcionado de “cursos de verano”, más conocidos como cuchipandas. Ahora llega la cruda realidad: en segunda convocatoria (¡segunda!), su oferta de plazas de máster está disponible al 60%. 
Continua a leggere